María de la Misericordia

Día nueve

Ensordecedores aplausos por parte de los feligreses se dejaron escuchar ayer por la tarde en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, durante la celebración del Noveno Día del Solemne Quincenario.
En punto de las 17:00 horas, el repique de las campanas anunció la llegada de los peregrinos provenientes de las parroquias de Ciénega de Mata, Betulia, Nuestra Señora de la Asunción (Los Azulitos), Jal., Palo Alto, Ags., Nuestra Señora de la Purificación (Calvillito), Sandovales, Ags., y sus capellanías, quienes fueron cordialmente recibidos por Mons. Sigifredo Noriega Barceló, Obispo Emérito de Zacatecas.
Durante su mensaje de bienvenida señaló: “Hoy venimos con alegría a la Casa de Nuestra Madre y nos congratulamos de recibirlos con ese amor inmenso que ustedes le manifiestan a la Madre de Dios, por lo que es momento de pedir que la obra de María, junto a su Hijo Jesús, no sea ineficaz entre nosotros”.
Posteriormente se escucharon bellos cantos eclesiales en honor a la Patrona de los aguascalentenses, para después escuchar la homilía de Monseñor, quien manifestó su gratitud por haber sido invitado como cada año.
“Les saluda con mucha alegría su tata obispo vecino de Zacatecas”, señaló. “Vengo con gran alegría a esta fiesta tradicional donde tantas generaciones han venido a beber el agua viva, trayendo consigo alguna intención y necesidad, viniendo además, acompañados de las personas que más quieren”.
Dijo que en este peregrinaje, los fieles han venido a saludar a la Madre de Dios, pidiendo ser glorificados al contemplarla, rezarle e invocarle. ¡Qué importante es nuestra fe!, exclamó. “Es momento de reflexionar ¿por qué venimos? Donde la respuesta debe ser por fe, por amor y por esperanza; tenemos sed, esa sed que es parte de la vida y que hoy venimos a saciarla, ya que nuestro corazón no la sacia fácilmente. Bebamos el agua de la vida, agua que surge del santuario donde está María, a quien debemos pedir por la pronta sanación a los males que nos aquejan, bebiendo el agua de salvación”.
Hizo mención que actualmente existen personas que siguen pidiendo signos y razones de la presencia de María, al respecto destacó: “La respuesta está en el testimonio de la misericordia y ojalá que nuestra forma de vivir, sea reflejo de ésta para que así seamos canales de agua viva para otros”.
Más tarde, los peregrinos de las parroquias de Nuestra Señora de los Dolores, Santo Niño de Atocha, Nuestra Señora de Lourdes (Loma Bonita) Cd. San Juan Bosco, El Santo Niño (Salto de los Salado) y sus capellanías participaron en la segunda peregrinación del noveno día, arribando en punto de las 19.00 horas a la Catedral Basílica.