Mostrando fidelidad a María, cumplieron con su cita anual los peregrinos provenientes de las parroquias: La Santa Cruz de Jerusalén, San Pedro y San Pablo, San Judas Tadeo (Cd.), Nuestra Señora de Guadalupe Reina de América (Peñuelas), y sus capellanías, quienes participaron en el Octavo Día del Solemne Quincenario.
La bienvenida y bendición a los feligreses estuvo a cargo del Obispo Emérito de la Diócesis de San Juan de los Lagos, Felipe Salazar Villagrana, quien se mostró orgulloso de observar las interminables muestras de afecto de los peregrinos hacia la Virgen de la Asunción.
Durante su mensaje de bienvenida, agradeció a la Diócesis de Aguascalientes, por invitarlo a participar en el Solemne Quincenario, además, destacó la presencia de numerosos fieles que se postraron a los pies de María, acompañados de los sacerdotes de las diferentes parroquias, entre ellos el Padre Francisco Escobar Mireles, quien fue el encargado de dirigir la homilía.
Durante su mensaje exhortó a los fieles ser beneficiarios del amor de María, con la certeza de que el amor sí existe. Al respecto, comentó: “María abrió su vientre en dimensiones inmensas no sólo para concebir a su Hijo, sino para concebirnos a nosotros y así como ella lo acompañó en la cruz, nos ha acompañado a lo largo de nuestra vida, enseñándonos a honrarla”.
México, dijo, tiene como misión reconquistar el amor que Dios nos ha dado y si es a través de su Madre es aún más hermoso, pues ella es la mujer que nos recibe como hijos y a cada momento está con nosotros.
“María es tan grande como no lo podemos imaginar, sin embargo, en la actualidad, y desafortunadamente, la mujer se ha degradado, pues hay mujeres que se quitan la vida, cuando el ejemplo que nos ha dado la Madre de Dios es otro”.
Finalmente, mencionó: “Estamos tan llenos de problemas y dificultades en un mundo bombardeado de malas acciones, sin embargo, aquí está María, salgamos de este egoísmo, individualismo y coraje que nos mantiene encerrados y pidámosle hoy a María ¡llévanos contigo y jamás nos dejes mirar hacia el abismo!”.
Cabe destacar que en la segunda peregrinación del día, la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción recibió en su altar a peregrinos de las parroquias Las Tres Ave Marías, Nuestra Señora de la Asunción, Nuestra Señora de la Anunciación, Inmaculado Corazón de María (Cd.) y sus capellanías.