Existe la creencia que hablar sobre el rescate del Estadio Victoria deja importantes rendimientos políticos, por lo que varios alcaldes no han dudado en recurrir a esta treta, sin embargo lo que hizo el ingeniero Luis Armando Reynoso como presidente municipal (1999-2001) quedó tan bien armado que será difícil deshacer el usufructo que hay sobre el inmueble.

El propósito del actual titular de la comuna, Juan Antonio Martín del Campo, no es devolver la propiedad a los aguascalentenses sino entregarla al equipo profesional que haga uso de el, lo que de llegar a prosperar sería cambiar únicamente de favorecido.

El Estadio Victoria se construyó sobre lo que fue el Estadio Municipal, para ello se creó una asociación civil con razón social “Patronato de Fomento de Futbol de Aguascalientes, Asociación Civil”, que fue registrada el 11 de abril de 2001 ante el notario público supernumerario Mario Luis Ruelas Olvera, a cargo de la notaría número 47. En el grupo fundador no aparece Reynoso Femat en virtud que en ese momento fungía como titular del Ayuntamiento. En el acto se destaca que se constituye “sin fin preponderantemente económico”, sin embargo el 26 de noviembre del mismo año se modificó parte del clausulado, en lo que refiere al objeto de la Asociación, a fin de agregar diversos incisos, como “la construcción, comercialización y promoción de un nuevo estadio de futbol en la ciudad de Aguascalientes, con los recursos que se lleguen a obtener a través de éstas y las diversas actividades a que se refiere esta cláusula”.

El 7 de diciembre de 2001 se firmó en la ciudad de México la “Carta Compromiso” entre Impulsora del Deportivo Necaxa, S.A. de C.V., representada por su presidente y apoderado Justino Compeán Palacios y Guillermo Núñez Herrera, también apoderado; el Municipio, por el presidente municipal Luis Armando Reynoso Femat y el secretario del Ayuntamiento, Jorge Mauricio Martínez Estebanez y por el Patronato de Fomento de Futbol de Aguascalientes el presidente y apoderado Jorge Eustaquio Álvarez Flores, el secretario Alfredo Morales Shaadi y el vicepresidente Javier Ramírez Isunza.

En sesión extraordinaria de Cabildo, del 10 de diciembre, se aprobó el contrato de usufructo del Estadio y la donación de un predio de propiedad municipal a favor del Necaxa en el condominio Jardines del Lago, para la construcción de la Casa-Club y otras instalaciones al servicio del equipo de futbol profesional. Al día siguiente se firmó el contrato de usufructo entre el Municipio y el Patronato de Fomento al Futbol de Aguascalientes, cuyo contenido es el fondo de este asunto.

El Municipio otorgó en beneficio, “para fines de su construcción, su uso, comercialización, explotación y concesión, con todas las facultades de la Ley, el inmueble conocido como Estadio Municipal a favor del Patronato”.

Todo lo anterior será “hasta por un término de 50 años en forma irrevocable y forzosa de las partes”. El contrato autoriza al Patronato la construcción del “nuevo estadio municipal”, así como la obtención de los recursos para tal fin; la promoción y comercialización de palcos y plateas en cualquiera de las formas permitidas por la ley. A favor del Necaxa “o diverso club de fútbol de primera división profesional” está la transmisión de los derechos de publicidad, concesiones a patrocinadores y venta de esquilmos.

La cláusula octava señala que como apoyo al fomento deportivo el Municipio aportará el mantenimiento de la cancha de fútbol, vestidores, cuarto de dopaje, gradas, túneles, accesos, taquillas, estacionamiento, locales de venta, explanadas y áreas aledañas, médicos, ambulancia, servicios de seguridad tanto interior como exterior los días de eventos deportivos, artísticos y culturales organizados tanto por el Necaxa como por el Patronato, así como los demás servicios que se requieran para la adecuada operación y funcionamiento del nuevo estadio.

A su vez el Municipio libera expresamente al Patronato a exhibir fianza de garantía que se refiere el artículo 1020 del Código Civil vigente en el Estado “toda vez que se reserva la propiedad del inmueble sujeto al presente contrato a su favor”.

Otro de los acuerdos fue que en caso de que otro equipo de primera división ocupara el Estadio “el Necaxa continuará teniendo los derechos a su favor”, incluyendo sin limitar, el derecho de celebrar partidos de sus equipos en el nuevo estadio. En cuanto a la ley aplicable y jurisdicción en caso de cualquier disputa o procedimiento legal que se derive de los compromisos suscritos “será la legislación de los Estados Unidos Mexicanos (incluyendo expresamente aquellas disposiciones relativas a conflictos de leyes), y la jurisdicción exclusiva de los tribunales de la Ciudad de México, por lo que las partes renuncian expresa e irrevocablemente a cualquier otra legislación o jurisdicción que pudiera corresponderles por razón de sus domicilios presentes o futuros, o por cualquier otra causa”.

Por considerar que el Municipio aporta demasiado y recibe muy poco a cambio, después de Reynoso Femat – que dejó de ser presidente municipal el 31 de diciembre de 2001-, cada uno de sus sucesores han pretendido recuperar el control del Estadio, lo que ha provocado la exigencia social para que se logre y que ha sido sazonada por las declaraciones de especialistas en leyes, pero todo intento ha quedado en una disputa más de las tantas que hay en torno a este nudo gordiano.