CDMX.- Con la participación de Rosa Adame, ex vocalista del grupo, como invitada especial, La Lupita celebró su aniversario 25 el viernes en el Teatro Metropólitan, con un repaso a su historia.
Ante poco más de 3 mil personas que llenaron el recinto, a las 21:00 horas aparecieron Héctor Quijada y Lino Nava, líderes de la formación, junto a Roberto Palomo, Memo Infanzón, Mersi y Érik García. Y Rosa fue vitoreada al lucir un diseño que tenía como detalle principal un miriñaque, a tono con el show.
El público batalló para llegar al lugar debido al cierre de calles por una manifestación de maestros, por lo cual desde el inicio se desahogó con “Antena”, a la que siguieron “No voy a volver” y “El ombligo de la Luna”.
“Es un honor estar aquí. Es todo un orgasmo y quiero que le den las buenas noches a esta dama, a Rosa Adame… Párense, cabrones, y que chingue a su madre quien no baile”, expresó Quijada, reverenciando a la cantante y exhortando al respetable a subir el nivel de euforia.
El convivio de música y recuerdos no fue exclusivo de quienes los han acompañado durante todo el camino; también hubo adolescentes entre la multitud, a quienes les brindaron algo de lo más reciente de su inspiración, como “Maldito Amor”.
Armado el ambiente a manera de fiesta sonidera, hubo dedicatorias especiales con “Gira para mí”, para los que les gusta el desmadre, y “Diva de Bar”, con la que tributaron a las mujeres atractivas.
Claroscuros de sentimientos e ires y venires de intensidades tuvieron como marco sonoro “El país de la Lujuria”, “Te odio”, “Supersónico” y el cóver del éxito de José José “Gavilán o Paloma”, como vals principal.
Otras convidadas al guateque fueron las raperas Niña Dioz y Alika, con quienes estrenaron “Como si la conocieran”, sobre la importancia de aceptarse y hacerse respetar.
“Qué chingón es ser diferente. Nuestra sexualidad es sólo asunto nuestro”, gritó Quijada.
Cerca de las 23:00 horas, el cierre llegó de la mano de los éxitos “Ja ja ja”, su versión a “Contrabando y traición”, “Paquita Disco” y “El Vals del Buen Viaje”. (Jonathan Garavito/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorSin dramas
Artículo siguienteEn declive