CDMX.- A Luis Miguel lo mandaron a terapia… laboral.
Sí, eso dicen personas allegadas al cantante, quienes afirman que para mejorar su situación profesional y su deteriorada imagen ante la opinión pública, ejecutivos de su casa disquera, Warner Music, y de su oficina de management, le exigieron que recapacitara y se pusiera en manos de expertos.
“Ha tomado terapias o asesorías profesionales, al menos lleva seis sesiones, en las que un experto le dice cómo enfrentar los problemas de salud que ha padecido últimamente y que a nivel profesional le han afectado.
“Está interesado en mejorar su percepción ante la opinión pública y todos esperan que dé resultado. Le exigieron que lo hiciera para que pudiera avanzar con su carrera y reapareciera más enfocado y menos maltratado”, señaló la fuente.
Agregó que “El Sol” ha sido canalizado con alguien que ya le brinda ayuda.
“Se trata de que le explicaran cómo hacerle frente a situaciones adversas y a no cerrarse en sus caprichos. Dicen que lo tomó muy bien, porque aceptó escuchar al experto con el que está trabajando.
“En la disquera están preocupados porque no admite ni un ápice de comentarios sobre la música en la que trabaja y no quieren, por ningún motivo, que saque otro álbum tan desastroso como en el que puso la canción Labios de Miel… quieren que se deje producir y lo están tratando de convencer”, precisó la fuente.
Luis Miguel, quien en los dos últimos años tuvo baja en la presencia de público en sus shows, incluidos los palenques, y canceló varias presentaciones de último minuto, contempla retornar antes de que acabe el año con un nuevo álbum inédito. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)