En la Gómez Morín, la maleza ha crecido tanto entre la ciclovía y las vías del ferrocarril, que la gente tiene miedo de cruzar por ahí, ya que fácilmente pueden esconderse maleantes entre la hierba. Recientemente golpearon a un joven, que por motivos de su trabajo tuvo que pasar por ahí; tuvieron que hospitalizarlo por las fracturas que le ocasionaron. Esperemos que la Secretaría de Servicios Públicos, mande podar la zona, antes de haya más casos que lamentar.