A punto de morir estuvieron tres jóvenes que andaban de “parranda”, ya que el vehículo en que viajaban terminó por volcarse de manera aparatosa.
Tras el percance, el conductor del coche decidió darse a la fuga, dejando abandonados a sus acompañantes.
Quienes resultaron con lesiones en diferentes partes del cuerpo, aunque afortunadamente sin mayores consecuencias, pues incluso no se requirió su traslado a algún nosocomio para recibir atención médica, fueron Andrés y Virginio.
Ellos viajaban a bordo de un coche VW Jetta, color blanco y placas de circulación de Aguascalientes, que era conducido por un tercer sujeto.
Los tres jóvenes se encontraban de parranda y bajo los influjos de las bebidas alcohólicas.
El día de ayer poco después de las 00:00 horas, se desplazaban a exceso de velocidad por la avenida Convención Oriente en dirección de sur a norte.
Al momento de ingresar al paso a desnivel que se ubica en el cruce con la avenida López Mateos, el conductor perdió el control del volante, lo que provocó que el coche VW Jetta se proyectara hacia el camellón central y tras golpear la guarnición, terminó por volcarse de una manera aparatosa hasta terminar sobre su toldo.
Tras el percance, el conductor de inmediato descendió del coche y se dio a la fuga con rumbo desconocido.
Algunos automovilistas y peatones que presenciaron el accidente, de inmediato trataron de ayudar a posibles víctimas. Afortunadamente, en esos momentos observaron salir por sus propios medios a otros dos jóvenes, que únicamente presentaban golpes leves en diferentes partes del cuerpo.
Al lugar del accidente arribaron patrullas de la Policía Vial y de la Policía Preventiva, así como una ambulancia de Bomberos Municipales.