Gracias a sus magníficas actuaciones en los torneos anteriores en la Liga de Ascenso MX, el chileno Luis Felipe Gallegos se convirtió en uno de los favoritos de la afición de casa, público seguidor de Rayos del Necaxa que nunca perdió la esperanza de que volviera a la máxima división y ya están ahí, listos para el Apertura 2016.

Como todo jugador extranjero, al llegar a esta ciudad le batalló para entrar al ritmo de sus nuevos compañeros, la categoría que no era la principal en nuestro país, conocer la localidad donde por un tiempo estaría viviendo y que por fortuna en estos momentos está feliz de la vida y listo para apoyar al equipo a que siga creciendo.

Momento después de haber culminado la práctica en las canchas de la Casa Club, fue requerido por los reporteros de la fuente y a su estilo de inmediato accedió y diversos temas fueron tratados, tanto del torneo pasado como el que está a la vuelta de la esquina cuando reciban a Cruz Azul.

Luis Felipe está agradecido con la directiva del Necaxa por la confianza que han depositado en su persona, “fueron dos años de jugar en la Liga de Ascenso donde por cierto me costó un poco adaptarme, perdimos una final pero no decaímos, seguimos peleando y aquí está el resultado”.

En México, será la primera ocasión en que juegue en Primera División, ante ello el jugador chileno asegura que en todas las partes del mundo es lo mismo, “se pelea de principio a fin y aquí no será la excepción, estamos preparados para ello, desde mi país siempre di seguimiento al futbol mexicano”.

De sus compatriotas que vienen de refuerzo para Necaxa, Luis Felipe dice conocerlos bien, en la U. de Chile quedaron campeones de la Sudamericana y otros más allá, “me pidieron referencias del equipo y les dije la verdad, que es una gran organización y una bonita ciudad”.

Le da gusto que se abran las puertas en el futbol mexicano para jugadores chilenos, Marcos y yo hemos hecho un buen trabajo en el equipo y espero que mis compatriotas vengan a aportar para que Necaxa sea protagonista como siempre lo fue.