Después del séptimo día del mes próximo –dentro de diez días-, habrá varios sucesos que darán mucho de qué hablar en lo electoral, jurídico-administrativo y gubernamental, por lo que es importante estar preparados para el acomodo de las calabazas en el viejo carretón, que ya se acerca al apeadero.

Como es conocido, el 7 de junio se renovará la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y en el caso de Aguascalientes serán tres los electos en las urnas –uno por cada distrito-, con reiterados “avisos” de que un solo partido se llevará todo, por lo menos eso es lo que aseguran el PRI y el PAN, mientras que la “chiquillada” afirma que están dadas las condiciones para romper el bipartidismo, lo que para los entendidos es más un deseo que algo viable.

Poco antes de la medianoche de esa jornada se tendrá los resultados preliminares con la mayoría de las casillas computadas, lo que permitirá conocer hacia dónde inclinaron la balanza los indecisos, que al ser casi el 30% del padrón electoral pueden incluso lograr una sorpresa y aún más, si los habituales abstencionistas deciden ir a las urnas se convertirán en un factor decisivo, sea para los organismos que tradicionalmente han ganado o los que están al acecho de hacerse de una de las gemas.

Una vez que se tenga los nombres de quienes ocuparán las curules, se dará paso a otra cuestión igual de importante, como es materializar el proyecto de hacer cambios en la Constitución Política local y eliminar la figura del jefe de Gabinete para regresarle todas las atribuciones a la Secretaría de Gobierno.

Aguascalientes fue pionero en el país al crear ese cargo y que supuso que más tarde llevaría a cabo la Presidencia de la República, sin embargo, a más de dos años que tomó posesión el presidente Enrique Peña Nieto, no hay visos de que ocurra y tampoco ha sido de interés en la mayoría de los gobiernos estatales.

Antes de cumplir el primer mes al frente del Poder Ejecutivo, el gobernador José Carlos Lozano de la Torre ordenó la difusión en el Periódico Oficial del Estado del Decreto Número 19, respecto a la ley aprobada por la LXI Legislatura local. El 28 de diciembre de 2010 apareció el citado documento de reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Aguascalientes que estableció las bases para su organización y funcionamiento.

El Artículo Tercero prevé que “para el ejercicio de sus atribuciones y el despacho de orden administrativo que le corresponde, “el titular del Poder Ejecutivo del Estado se auxiliará de la Administración Pública, que será Centralizada y Paraestatal y estará coordinada por un Jefe de Gabinete”, quien después del gobernador tiene mando sobre todas las dependencias y organismos; asimismo, todos los decretos y reglamentos que el gobernador promulgue, “para que sean obligatorios, deberán estar refrendados por el Jefe de Gabinete y por el encargado del ramo que corresponda”; el decreto promulgatorio de leyes será refrendado únicamente por el jefe de Gabinete. El Artículo 13, inciso sexto, dispone que el jefe de Gabinete debe “suplir las ausencias del Gobernador del Estado, en los casos previstos en la Constitución Política del Estado”.

Lo anterior son algunas de las facultades que tiene el citado cargo y que le ha permitido ser desde entonces el segundo hombre fuerte del estado, lo que según el anteproyecto se plantea eliminar sin que por ello se presente un desajuste en la administración pública estatal, puesto que lo único que habría es que el secretario de gobierno recobre el papel que tuvo hasta el sexenio anterior.

Asimismo, crece el comentario que una vez concluidas las elecciones, el actual jefe de Gabinete, Antonio Javier Aguilera García, se retirará a la vida privada y al mismo tiempo se irá, si es que no se fue ya, el secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial (Sedrae), Jorge Narváez. Del segundo de ellos se da como un hecho que será efectivo el movimiento y en cuanto al licenciado Aguilera, el mandatario estatal se concreta a responder que son rumores, pero no los desmiente, sin embargo, se fortalece con la intención de modificar la Ley Orgánica.

El panorama que se visualiza es de suyo interesante, porque concluido el 7 de junio se pone en marcha la maquinaria comicial para 2016, que es, a final de cuentas, lo que más atrae a la clase política, ya que estará en juego el gobierno del estado, los 11 ayuntamientos y las 18 diputaciones directas y nueve de representación proporcional, de ahí que todo lo que tenga lugar estará bajo la lupa de los ciudadanos.

CAMPO JURÍDICO

Los partidos políticos le han puesto toda su atención a que los candidatos utilicen la labia para convencer a los electores, con lo que suponen que es más que suficiente para tener presencia en el palacio de San Lázaro, cuando es apenas una parte de lo que se requiere para alcanzar el objetivo.

Lo cierto es que vencerá quien tenga un equipo de profesionales de derecho electoral, que llegado el caso sepa defender y atacar posiciones. Es posible que alguien gane en las urnas, pero por un desliz pierda en la mesa, o que sea acusado de una falta y pretendan despojarlo de la victoria, cuestiones que sólo puede detectar, proteger o acometer quien conozca al dedillo la ley electoral federal.

Cada vez es más difícil que alguien se salte “a la torera” la legislación, porque habrá quienes lo descubran y eche abajo su pretensión, lo que sólo puede lograrse con un grupo de conocedores del aspecto electoral, área de la abogacía que cobró notoriedad a finales del siglo pasado y que hoy es una especialización.

La diferencia entre los citados juristas y los clásicos “grillos” o diestros del rumor y la insidia es que éstos no pueden sustentar lo que dicen y sólo buscan crear condiciones negativas hacia equis partido o candidato, mientras que los primeros fundamentan todas sus intervenciones en la ley y se enfrentan a pares que obliga a profundizar en cada asunto.

De ahí que la palabrería se convierte en algo secundario, dando paso al aspecto jurídico, que a final de cuentas puede decidir el destino de un candidato. Sería importante que cada uno de los 10 partidos informe si ya tiene integrado este grupo o llegan a los comicios con la esperanza de que nada suceda.

MEJORA A PERSONAL FEDERAL

Tras que los afiliados al SNTE obtuvieron un aumento al salario, se anuncia que los miembros de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) tendrán un incremento de 5.5%.

De acuerdo a lo informado por el dirigente nacional, Joel Ayala Almeida, las negociaciones con la Secretaría de Hacienda se enfocan a que más de 1’300,000 empleados federales tendrán este beneficio, que es superior a lo autorizado a los salarios mínimos.

Como parte de los acuerdos, también habrá créditos para vivienda a partir de 600 mil pesos hasta 1’300,000, lo cual comenzará a ejercerse a partir del 10 de junio y el compromiso de que no habrá despido de trabajadores como consecuencia de los recortes presupuestales.

Una cuestión que ha cuidado la FSTSE es que sea un incremento gradual de todas las esferas o categorías, buscándose un aumento ponderado, esto es, que se beneficiará más a los que menos ganan para que realmente resulte favorecedor. También se detalla que una vez que se concrete, el alza salarial para los trabajadores administrativos y de servicios generales tendrá efectos retroactivos al uno de enero pasado, y para el personal médico y paramédico, a partir del uno de mayo.