Con el compromiso de atender a un mercado permanente de 6 millones de personas, el Centro Comercial Agropecuario vive todos los días la exigencia de abastecer con mercancías de primera calidad y al mejor precio de la región, lo que es posible gracias al trabajo cotidiano de cientos de proveedores, transportistas y comerciantes.

Francisco Javier Martínez Ortiz, secretario general de este Centro Comercial, advirtió que hace un tiempo, la población solicitaba y aceptaba mercancías de segunda clase, pero ahora eso ha cambiado radicalmente en Aguascalientes.

Sin embargo, los comerciantes de este mercado deben sortear diversos retos como el encarecimiento y el consumo del diesel y de gasolina, e incluso de la energía eléctrica, ya que el 30% de las bodegas cuenta con cámaras de refrigeración.

Otro aspecto es que este mercado ya quedó inserto dentro de la mancha urbana, propiciando que el transporte de carga tenga que ingresar a la ciudad. De igual modo, los espacios para estacionamiento para los clientes, comerciantes y proveedores, sencillamente resulta insuficiente.

Actualmente, el 70% de los productos que se venden en este espacio comercial son perecederos entre frutas y verduras.

En entrevista con El Heraldo, el directivo del Consejo de Administración estimó que hoy en día entre el 85 y 90% de la población aguascalentense se surte en este mercado, quienes a su vez distribuyen la mercancía en miles de tiendas y en los propios hogares de la entidad.

Los productos que se comercializan en este espacio con más de 700 bodegas y dos tianguis, ofrecen la mejor calidad y al mejor precio, ya no son de segunda mano, y por ubicarse en el centro del país se facilita la distribución hacia los estados y ciudades vecinos como Sonora, Monterrey, San Luis Potosí, Durango, un poco a Guadalajara, Zacatecas, León y Guanajuato.

Los productos perecederos que aquí se comercializan provienen directamente de las parcelas y los potreros, lo que implica un intenso trabajo y coordinación con miles de proveedores para llevar a la mesa los alimentos que desea la población, apuntó.

En este momento, la atención de clientes alcanza entre seis y siete millones de personas que viven en diversas ciudades de los estados mencionados.

Se necesita de apoyo interinstitucional para mejorar las condiciones físicas y la imagen urbana del Centro Comercial Agropecuario, sin embargo, se cumple con el objetivo central de este mercado que es dotar de los mejores productos a la población consumidora.

Por último, Francisco Javier Martínez Ortiz señaló que los comerciantes del agropecuario sacrifican utilidades a fin de mantener interesados a clientes foráneos en esta plaza, a razón del precio y calidad de primera. Sin embargo, si continúan a la alza los insumos se tendrá que reflejar al precio final de las mercancías, puntualizó.