Jéssica Hernández Villaseñor y Roberto Guerrero Barbosa unieron sus vidas mediante las leyes civiles.
La terraza del Hotel Marriott enmarcó la ceremonia donde los contrayentes intercambiaron la aceptación como marido y mujer, además de firmar las actas que avalan su matrimonio civil.
Durante la celebración, Jessica estuvo acompañada de sus papás: José Luis Hernández y Paola Villaseñor; mientras que Roberto contó con la presencia de sus papás: Gil Roberto Guerrero Parissi y Diana Patricia Barbosa Montes.
El representante del registro civil se encargó de explicar a la pareja los deberes y responsabilidades que habrían de adquirir, al aceptar el contrato matrimonial.
Así mismo, los invitó a permanecer unidos mediante aspectos como la comunicación, el respeto, la tolerancia, la paciencia y sobre todo el amor.
Dicho lo anterior, el juez Ramón Molina procedió a la toma de firmas y huellas digitales, primero de los contrayentes, luego de sus respectivos padres y, más tarde, de cada uno de sus testigos.
Al final, la concurrencia participó en el brindis que se efectuó en honor a los recién casados.

Compartir
Artículo anteriorUnidos para siempre
Artículo siguientePerdura su amor