Noé García Gómez

Hay una historia de la antología priista que cada gobernante, principalmente el Presidente de la República le dejaba tres sobres cerrados con la instrucción de abrir en caso de crisis, en el cual tenía una especie de instrucción para sortear los tres grandes inconvenientes del sexenio.
En la primera gran crisis del nuevo gobierno el Presidente recurría a su primer sobre, que decía “Échame a mí la culpa”, con esa instrucción el ex presidente colaboraba con un sacrificio al nuevo mandatario y era muestra de su disciplina y lealtad a la figura presidencial.
Pasado un tiempo, si nuevamente el malestar popular arreciaba, el mandatario recurriría al segundo sobre. Este decía “Haz cambios en tu gabinete”. De manera rápida el presidente hacía algunos enroques en las secretarías y sacrificaba algunos funcionarios con mayor desgaste, no importa el perfil, la experiencia o la imbecilidad del secretario, la idea es cambiar, para amainar las aguas con el electorado y reanimar a los aliados.
Inevitablemente en periodos de seis años, emerge otra crisis, el titular del Ejecutivo, confiado en su herramienta salvadora recurre a su tercer sobre, que dice “elige a tu sucesor y prepara tres sobres” entonces comenzaba el ritual para dar señales de quién era “el tapado” los actores políticos y la gente se entretenía en especular quien sería el bueno para el siguiente sexenio y se pasaban los meses analizando muestras de alguna señal que diera luz de quién sería el elegido del presidente, “que si lo sentó a su lado”, “el abrazo fue firme y contundente”, “sale en todas la fotos”, “lo mandó a recorrer el país”, y así pasaba la última etapa de su sexenio con los reflectores distraídos de los problemas de la nación.
Las crisis del sexenio de Peña Nieto fueron más de tres, imagino que el tercer sobre lo abrió pasados los tres años, hoy ante la peor crisis y la peor popularidad que se tenga registro de un presidente, imagino creó un cuarto sobre que ha de decir algo así, “di que no te comprenden, que el tiempo te dará la razón, cambia tu gabinete para que todo siga igual y que especulen quién será tu sucesor”.
Lo anterior parece que es lo que operó en la Presidencia de la República, “sacrificó” a su mayor consejero que fue el que sufrió el mayor desgaste por asumir la responsabilidad de traer al personaje más odiado de los mexicanos, las comillas en “sacrificó” son intencionales, ya que es sabido que Luis Videgaray se apropió de las principales posiciones políticas en buena parte del Gabinete, de hecho, José Antonio Meade, quien llegó en su lugar es uno de sus alfiles políticos.
La llegada de Meade a la Secretaría de Hacienda, genera la imagen que es un “súper funcionario”; ha ocupado cinco secretarías consecutivas en dos sexenios; ocupó las carteras de Energía, Hacienda, Relaciones Exteriores, Sedesol y nuevamente Hacienda. Con su llegada han expandido sus virtudes ante los medios del polifacético funcionario, diplomático, honesto, valiente, se lleva bien con la iniciativa Privada, lo ve bien al PAN. Todo con la finalidad de generar la apariencia de “presidenciable” que es el siguiente punto.
Las encuestas y los ánimos de los priistas veían a un único salvador, que al menos daría la batalla electoral con dignidad, Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de Gobernación, acumuló reflectores por tratar de componer lo que otros descomponían, por ello es el que sale menos mal en las encuestas rumbo a la sucesión presidencial. Pero a dos años de celebrarse los comicios, sería suicida que solo una figura del círculo del presidente fuera el personaje con altas posibilidades de ser el candidato del PRI. Por lo que ante la vacilada de Aurelio Nuño y el haraquiri de Luis Videgaray, tratan urgentemente de lanzar un petardo como Meade, para simular una contienda y quitar desgaste a Osorio Chong.
Así las cosas en este México con una clase política surrealista y muy costosa.
Concretito
Presupuesto 2017: el súper funcionario y nuevo “otra vez” secretario de Hacienda y Crédito Público, con sus súper poderes elaboró en menos de 24hrs el documento que presentó a la Cámara de Diputados, (con casi 500 fojas de documentos oficiales y más de 1mil de anexos) donde acatando la instrucción presidencial de apretarse el cinturón, rubros como Educación, Cultura y Ciencia son los más afectados, no así comunicación social; prioridades son prioridades.
Twitter: @noeg2