Aceptar el traspaso de un crédito de vivienda no sólo implica un riesgo para el comprador, ya que podría perder la propiedad, pues no estará a su nombre hasta que la deuda haya sido liquidada, y en ese lapso, el propietario legal podría hacer mal uso de la finca; además, el integrante del Colegio de Notarios, Javier González Gutiérrez, advirtió que se podría incurrir en un delito, ya que las instituciones que otorgan esta prestación a los trabajadores no permiten este tipo de acciones.
“En el Infonavit, en el Fovissste, en el Issspea o instituciones de seguridad social que te prestan dinero para adquisición de casas, normalmente tienen una cláusula en los contratos que dice que una causa de rescisión del contrato es que se venda la casa sin autorización para traspasarla con el gravamen. Si tu vas al Infonavit y dices voy a comparar esta casa, transfiérame el crédito a mi, te van a decir si se te autoriza o no, si es así también el adeudo pasará a tu nombre; si tu eres trabajador también vas a tener derecho a un crédito y con ese mismo te van a pasar la deuda”, explicó.
No obstante, el notario señaló que es de lo más común que se emitan anuncios por diversos medios para hacer traspasos de casas con crédito de diversas instituciones; a este acceden muchas personas, ya sea porque no son asalariados, o porque no quieren hacer uso de su crédito, para poder aprovecharlo en lo posterior, sin embargo incurren en prácticas desleales, como contratos que carecen de solidez jurídica.
“A veces la gente lo que quiere hacer es ocultarle al Infonavit que hizo ese traspaso para poder tramitar un crédito posterior; es un error porque lo que hacen es tramitar un poder al que está comprando, pero si fallece la persona que la vendió, deja de tener vigencia el poder. En ocasiones les dicen ‘no hay problema tu habita la casa, cada mes yo voy y me das lo que me descuentan a mí en el salario’, pero jurídicamente el que paga es el que sacó la casa, y el que da el dinero no tiene ningún comprobante de que la está pagando; los herederos no pueden reclamar y se puede perder la casa”, enfatizó.
González Gutiérrez advirtió que al ser el trabajador el legitimo propietario del inmueble, en caso de una deuda puede ser embargado, o en su defecto puede hipotecarlo, agregando una deuda más a quien pretende quedarse con la propiedad, sin su debido consentimiento.
“Tienes el riesgo de perder la casa por no hacer las cosas jurídicamente bien; es un riesgo alto, pero además los propios contratos del crédito de Infonavit dicen que no lo hagas; se dan muchos casos porque hasta en los periódicos anuncian que se traspasan casas con crédito y los fraudes están a la orden del día; lo que no sé es si haya denuncias, porque el pagador no tiene con que respaldarse”, alertó.