El secretario de Seguridad Pública Municipal, capitán José Héctor Benítez López advirtió que el mercado negro de productos robados que se registra en diversos tianguis de la ciudad persistirá mientras haya ciudadanos que decidan adquirir a precios irrisorios esas mercancías, convirtiéndose en cómplices de esas actividades ilegales.

“En la medida en que haya gente que compre productos robados, seguirán los hurtos a casas habitación, a empresas y comercios”, sentenció.

De ahí la urgencia de que la ciudadanía acceda a una nueva cultura de la seguridad, empezando por dejar de comprar productos robados y denunciar los lugares donde se comercializan; se necesita comprender adecuadamente el Nuevo Sistema Penal Acusatorio, pues mientras no se señale a alguien, difícilmente se integrará un expediente y el culpable se sujetará a un proceso judicial, aseveró.

Luego, reflexionó sobre las garantías y ventajas de comprar en negocios formales contra la adquisición de los mismos en el mercado informal.

CAMBIO CULTURAL. “Hay que cambiar la conducta social de cada persona, lo que implica modificar el ‘chip’, porque la seguridad no se limita a la actuación policiaca, necesita involucrarse cada ciudadano si se quieren obtener nuevos resultados”. Advirtió que la sociedad ya no puede mantenerse en su idea de que la seguridad pública le corresponde únicamente a la autoridad, pues si eso persiste, se fracasará. Ahora debe comprenderse como una responsabilidad mancomunada, donde cada instancia cumple con su parte.

Se ha dejado la cultura de la seguridad en manos de una instancia o institución, pero aquélla le pertenece a todos, y esto implica que un padre de familia se ocupe por saber el lugar donde se encuentran sus hijos, aprovechando el uso de la tecnología, conocer cuando menos los datos de sus contactos o amigos más cercanos. Eso se llama seguridad y es un paso adelante.

El titular de la corporación recalcó que todas las personas son responsables de lo que hacen, lo cual influye en una vida en comunidad; “¿La gente quiere seguridad o quiere aprender a vivir en comunidad? Con la segunda habrá mejores resultados para toda una sociedad”.

Precisó que el Nuevo Sistema Penal Acusatorio es una oportunidad que llega a la sociedad de Aguascalientes para comprender la nueva seguridad y de esta manera actuar en consecuencia, lo que significa que se privilegia la reparación del daño, el proceso mismo y el principio de inocencia, lo cual ayuda a comprender mejor y hacer menos delincuentes y mejores ciudadanos, porque todos actúan con responsabilidad de sí mismos.

La policía continuará metiendo a la cárcel a las personas que delinquen, pero también se debe abonar en otras instancias para llevar a cabo un trabajo transversal que implica la cultura, el deporte, integración familiar, iglesias, entre otras.

Además, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha fallado en que los delincuentes entre 14 y 16 años de edad sí se podrán detener de manera preventiva en delitos graves, lo cual ayudará a las corporaciones de seguridad, pero esto deberá acompañarse de otras acciones para disminuir esta problemática.

“El Nuevo Sistema Penal Acusatorio obliga a la policía a ser más profesional, a entender que las cosas han cambiado, que ya no son como antes, de ‘primero detengo y luego investigo’; ahora es ‘primero investigo y después detengo’, y si tengo la evidencia se pone a disposición del Ministerio Público, el cual elabora la carpeta de investigación y de acuerdo a ello empieza o no el proceso judicial”.

Sostuvo que este Sistema es una oportunidad para hacer un cambio de cultura hacia la seguridad global, que no se limita a la seguridad pública.