Unos delincuentes que operan en la zona de Jesús María y que son conocidos como “Los Romanes”, consumaron un robo en un taller de muelles ubicado en el fraccionamiento La Cuesta.
Sin embargo, al detectar el operativo que habían implementado policías preventivos de Jesús María y policías estatales para lograr su localización, optaron por abandonar el botín en varias casas abandonadas.
El pasado lunes el propietario de un taller de muelles que se ubica en la avenida Alejandro de la Cruz, en el municipio de Jesús María, reportó a policías preventivos que había sufrido un robo en su negocio.
La víctima, indicó que se habían brincado a su taller y del interior sustrajeron herramienta varia y algunas llantas automotrices con sus respectivos rines.
Los policías preventivos de Jesús María procedieron a platicar con habitantes de la zona, quienes les informaron que sospechaban que el robo había sido perpetrado por unos sujetos que se hacen llamar “Los Romanes”, quienes se dedican a cometer robos en la zona.
Incluso, comentaron que sospechaban particularmente de “El Krilin” y “El Pollo”, de quienes proporcionaron sus características físicas y lugares donde acostumbraban reunirse.
De esta forma, los policías preventivos de Jesús María con apoyo de policías estatales, comenzaron la búsqueda de los sospechosos.
Fue en varias casas abandonadas que se ubican en el mismo fraccionamiento La Cuesta, donde los oficiales detectaron los objetos robados que estaban cubiertos con basura.
En total se recuperaron cuatro llantas con sus rines, una llanta de refacción, seis gatos hidráulicos de 2 toneladas y media, un maneral para sopletear, varias llaves, seis marros, cinceles, matracas y dados de diferentes medidas, entre otras herramientas más.
Cabe destacar, que el afectado se desistió de presentar la denuncia penal correspondiente en la Agencia del Ministerio Público de Jesús María.