Hay varias personas dedicadas al rescate de animales que no pertenecen a ninguna organización civil, la agrupación Madre Tierra Casa Holística, los apoya con atención veterinaria y procesos de rehabilitación, principalmente para aquellos perros que lo requieren por las pocas o nulas condiciones de movilidad en que son rescatados, contó el veterinario Héctor Gallardo Rueda.
Desde hace poco más de dos años, el centro ofrece terapias alternativas para animales rescatados de la calle para recuperarlos tanto físicamente como en actitud, ya que hay algunos perros que por sus antecedentes de maltrato llegan a ser violentos.
“El trabajo de rehabilitación con los animales depende de la afección que tenga el animal, por ejemplo en el caso de los perros que tienen afecciones ortopédicas como Kevin que tiene solamente tres patas o en el caso de Carlota que tiene fractura de cadera”.
Kevin es un perro criollo, atropellado a los dos meses de edad, le amputaron su pierna y tiene la columna desviada. Su rehabilitación ha implicado el uso de un andador ortopédico, fisioterapia, hidroterapia, terapia térmica y manejan un tipo de acupuntura veterinaria con veneno de abeja que les propicia un trabajo muscular y nervioso importante en el proceso de rehabilitación para los músculos.
En su caso, por los problemas de la columna tendrá que usar de manera permanente el andador ortopédico, sin embargo hay otros animales que recuperan la movilidad casi al 100%, sin necesidad de seguir usando el andador, luego de un proceso de rehabilitación. O inclusive hay casos de pérdida de una pata en los que las personas incluso pudieran considerar el uso de una prótesis.
“No es tan caro, depende de la afección que tenga el perro, las cirugías sí son un poco caras pero la calidad de vida que se da al animal después de ello, no lo paga nada de eso… estamos hablando alrededor de entre unos mil y 5 mil pesos para una rehabilitación completa”.
La intención de trabajar con estos animales es lograr que los perros estén en condición de adopción, pues finalmente los perros que las personas rescatan de la calle generalmente no son para quedárselos, sino para buscarles posteriormente un hogar.
Desafortunadamente, la raza que más les ha costado rehabilitar en cuanto a actitud son los Pit Bull, porque las personas que originalmente los tienen en sus casas los vuelven animales muy agresivos y cuando ya no pueden contenerlos los echan a la calle.
En este tiempo que llevan trabajando con animales rescatados, les ha tocado recibir perros con sarna en un 80% de su cuerpo, desnutridos, perras en gestación que inclusive han llegado a morir al momento de nacer sus crías y con señas de maltrato considerables.