Carlos Reyes Sahagún / Cronista del Municipio de Aguascalientes

Existe en Rincón de Romos un grupo de jóvenes que tienen en común su gusto por las artes, y que proceden de diversas disciplinas y formaciones académicas, con predominancia en las artes plásticas. Ellos son «Los Replicantes» y se definen como “un colectivo de artistas, gestores y promotores de la cultura y el arte que buscamos dar difusión a talentos emergentes”. No dejan de hacer cosas. Organizan festivales, gestionan apoyos, buscan especialistas sobre temas específicos que ofrezcan pláticas, etc.
Yo conozco a uno de ellos, Cristian Palacios Rodríguez, egresado de la licenciatura en Artes Visuales de la Universidad de las Artes. Lo conocí porque desarrolló un proyecto gracias a un apoyo del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico. Su trabajo consistió en la realización de una serie de videos sobre diversas actividades artísticas que en cierta medida permanecen marginales a los circuitos, digamos, institucionales de las artes. Uno de ellos, por ejemplo, estuvo dedicado al grafiti. ¿Es este un arte; un atentado contra el patrimonio?, etc.
Ahora anda trabajando, él y otros Replicantes, en un planteamiento denominado Murales Comunitarios, en el que han contado con el apoyo del Instituto Mexicano de la Juventud y de la Secretaría de Desarrollo Social, y que está dirigido a jóvenes menores de 30 años, eufemísticamente llamados en situación de vulnerabilidad; jóvenes que tienen problemas de drogas, alcoholismo, y que se encuentran en lucha contra estas adicciones, en los llamados anexos ubicados en Rincón de Romos.
El proyecto, que en estos días está llegando a su fase culminante, consta de tres fases: en primer lugar, una serie de pláticas dirigidas a jóvenes, que versaron sobre los riesgos que por sus características enfrentan los jóvenes.
En una segunda fase, los jóvenes fueron invitados a participar en talleres de dibujo y pintura, en los que fueron introducidos en el manejo de las técnicas propias de las artes plásticas, para luego pasar a la tercera fase, que consiste en la realización de una serie de murales comunitarios, sobre temas del interés de sus autores, quienes para llevarlos a cabo contaron con la asesoría de Replicantes especialistas en artes plásticas.
De seguro usted ha visto los murales que fueron plasmados en años anteriores en Aguascalientes, impulsados por la Secretaría de la Juventud estatal, principalmente sobre temas populares, y relacionados con la zona en que se encuentran. De esta forma, en el barrio de Triana, que popularmente es conocido como un barrio de toreros, aparecieron un par de bardas sobre temas taurinos, pero mientras aquí estos murales fueron realizados por encargo, en los de Rincón de Romos se busca que lo que se haga con las 16 paredes elegidas sea lo que sus creadores deseen; que plasmen lo que quieran, lo que les inquieta, sus aspiraciones; sus sueños. Por cierto que no faltó entre algunos propietarios de estas bardas, la inquietud acerca de lo que se haría en ellas, por aquello de la posibilidad de que fueran grafiteadas.
Aquí podría uno preguntarse si efectivamente se rehabilitan quienes acuden a estos centros. Como es de suponerse, hay de todo, pero en todo caso se trata de jóvenes que quizá de otra forma no tendrían acceso a las artes, tan solo por el hecho de que por sí mismos no tendrían la inquietud de acercarse a estas manifestaciones artísticas. En este sentido, en términos del desarrollo de la personalidad, el cultivo de las artes; la degustación de productos artísticos puede cumplir con un papel de reivindicación personal y social.
Teniendo en cuenta lo anterior, la intención de los Replicantes es llevar la cultura a los jóvenes, bajo el supuesto de que generando comunidad se esparce el conocimiento sobre las artes y la sensibilización para los jóvenes, y si se hace con temáticas que puedan ser interesantes para ellos, funciona.
Como dije, Cristian Palacios Rodríguez es egresado de Artes Visuales de la Universidad de las Artes… Pero trabaja en una taquería, en Rincón de Romos. ¿Falta de competencia; de ganas? No lo creo. Más bien habría que hablar de falta de oportunidades, y si bien es cierto que ahora hay un auge en las carreras artísticas de las universidades de Aguascalientes, también lo es que la sociedad en su conjunto no se caracteriza por su deseo y voluntad de consumir productos artísticos de manera regular, de tal forma que Cristian y muchos como él, tengan un trabajo que les permita dedicarse de tiempo completo a tareas artísticas, sino que deben buscar por otro lado, y hacer aquello a lo que dedicaron su esfuerzo estudiantil “por amor al arte”, en los tiempos que la supervivencia les deje libres. Ahora mismo, por ejemplo, aparte de este proyecto de los Replicantes de los murales comunitarios, está trabajando en otro que es personal, una serie de videos sobre artesanos de municipios del norte del estado.
Cristian trabaja en la Taquería Los Chamucos del mercado Francisco Guel Jiménez, de Rincón de Romos, ahí nomás, enfrente del Santuario del Señor de las Angustias. Es un negocio familiar que alcanza las cuatro generaciones. La especialidad de la casa es la birria de res. Le pregunto que si está buena. Cristian me mira como si no alcanzara a entender el sentido del cuestionamiento, y luego esboza una sonrisa, como de incredulidad ante semejante pregunta. (Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a carlos.cronista.aguascalientes@gmail.com).