Los políticos perdieron ya la palabra de honor

Ofrecen frenar la corrupción y hacen lo contrario: HMG

La gente ya está harta de la corrupción del gobierno, de que los políticos no tengan palabra de honor; en campaña, todos los candidatos ofrecen transparencia y combate a la corrupción, pero en la práctica, hacen lo contrario, por así convenir a sus intereses personales y el pueblo que lo llevó al poder es el que menos cuenta, comentó Humberto Martínez Guerra.

Tras señalar lo anterior, advirtió que se vive un clima de desesperanza que puede dar apertura al populismo y en consecuencia a la destrucción de las instituciones; estamos a tiempo de evitarlo, no hay que dejar que crezca el desánimo, y menos aún la violencia, porque México no se merece experimentar situaciones como las que se viven en Venezuela.

El líder social lamentó que diputados y senadores hayan ignorado la iniciativa ciudadana conocida como la ley 3 de 3, propuesta que establece la obligación de todos los funcionarios públicos de hacer públicas tres declaraciones, la patrimonial, la de intereses y la fiscal, a pesar de que estuvo acompañada de más de 600 mil firmas, y por lo que la opacidad y la corrupción seguirán su curso.

Consideró que este tipo de actitudes, generan más desánimo en la población, y se abre la puerta al populismo, lo que conlleva, además de la falta de confianza, falta de respeto en las instituciones, y riesgo de que se atente contra ellas, como ya se observa en algunos puntos del país, donde el mismo gobierno se ve rebasado con todo tipo de violencia, “y no podemos dejar que este cáncer se extienda en todo el país”, reiteró.

Comentó que el colmo es que haya grupos políticos que se sienten agredidos por el sector productivo, cuando son las empresas el motor del desarrollo económico y las que con los empleos que generan, contribuyen en gran medida a la paz social.

Los partidos deben reconocer cuando pierden y no solamente cuando ganan, deben respetar la decisión del electorado, en vez de buscar culpables.

“Unos y otros se quejan de excesivos gastos de campaña, cuando todos cayeron en lo mismo; carecen de autoridad moral, ya nadie les cree nada, por lo que debían rectificar, dejarse de simulaciones y cumplir lo ofrecido en campaña”, subrayó Martínez Guerra.