El presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral, Luis Fernando Landeros Ortiz, consideró que México y su sistema de partidos políticos no están preparados para apostar al financiamiento privado como única vía para sustentar sus actividades.
Expuso que en nuestro país el sistema partidario se fundamenta sobre todo en el financiamiento público como el factor preponderante que garantiza la equidad de las contiendas electorales.
A partir de ello, dijo, ya no hay en el país partidos ricos y partidos pobres, si bien ahora el reto es perfeccionar la fiscalización de los recursos para completar la información respecto de dónde obtienen recursos los partidos para solventar su actividad normal y de campañas.
“Son esfuerzos que minimizan la posible intromisión de recursos de procedencia dudosa o ilícita en las actividades de los partidos políticos, y son garantía que tanto a los actores políticos como a la ciudadanía otorgan certeza de que las contiendas tienen parámetros y límites en cuanto al uso de recursos.
En entrevista en el marco de la sesión extraordinaria que llevó a cabo el órgano electoral para la aprobación de reglamentos relativos a la exacta aplicación del Código Electoral recién reformados, Landeros Ortiz manifestó que sin embargo, el tema de retirar el dinero público a los partidos políticos se tiene que analizar, pero sin prisas.
En ese sentido, dijo que es importante reflexionar acerca de lo inconveniente que es volver a tener un partido dominante respecto de los demás, en el cual se acaparen prácticamente todos los recursos públicos.
O bien, igual de inconveniente que tengamos partidos que exclusivamente están buscando mantenerse en la contienda electoral, por el factor económico.
Finalmente, rechazó que el recurso otorgado a los partidos políticos sea un desperdicio, ya que estas organizaciones en la sociedad juegan un rol fundamental en la formación de cuadros nuevos, mejores ciudadanos y construcción de ciudadanía a través de su ideología y principios básicos.