La insuficiencia renal es un problema de salud pública en todo el país, es un flagelo para la población y a las instituciones de salud les significa un costo financiero muy alto; el titular del ISSEA, Francisco Esparza Parada, ejemplificó las hemodiálisis, los trasplantes, y los medicamentos que deben tomarse de por vida, incluidos los supresores.

Informó que en Aguascalientes la lista de espera es de 190 pacientes de los cuales 25 ya tienen donador, el resto está a la espera de una donación cadavérica.

“Desgraciadamente, no ha permeado la cultura de donación de órganos, a pesar de las campañas que se han hecho, a pesar de la información que se difunde, nos falta mucho camino por recorrer, para crear conciencia en la gente de darle una oportunidad de vida a quien lo necesita”, añadió.

Consideró que los órganos no deben enterrarse, sino donarse, entonces, es importante que todos, como sociedad, participemos en esto y hagamos conciencia de que el donar un órgano es, en alguna medida, perpetuar, prolongar la existencia.

También habló de la situación que prevalece, pues hay gente que autoriza en vida el trasplante, pero luego por cuestiones de carácter sentimental, a la hora de hacer efectiva la donación, los familiares no autorizan y, por tanto, la lista de espera para riñones y otros órganos sigue creciendo.

El funcionario habló de la unidad de hemodiálisis en Calvillo que está trabajando prácticamente al 100%; la del municipio capital que opera en el complejo Tercer Milenio y la del Hospital Miguel Hidalgo. “Estoy de acuerdo en que nunca es suficiente, siempre es mayor la necesidad que el recurso, pero el Gobierno del Estado de una manera responsable ha apoyado la hemodiálisis, situación que todavía no resuelve el Gobierno Federal”, repuso.

Sobre el recorte presupuestal que sufrirá la dependencia, dijo que está en estudio la reducción de algunas plazas y espera que no haya afectaciones en las obras del nuevo Hospital Hidalgo; la obra concluirá este año, porque es un compromiso presidencial.