Son los “muxes” quienes tejen más bonito; mayor dedicación y empeño ponen en el bordado y confección de prendas típicas del estado de Oaxaca, son hombres a quienes se les da dicho mote debido a que desempeñan funciones más comunes en las mujeres.
Patricia Rosas, integrante del Grupo Cultural Oaxaca, reconoció que los hombres oriundos del Istmo de Tehuantepec, tienen una delicadeza especial en la realización de las artesanías textiles.
“Ellos son los que más bordan, y bordan más bonito; mucha gente que llega al Istmo busca ese tipo de trabajo de estas personas porque son más bonitas, más detalladas, más tupidas; tienen un poquito más de ingenio, que las mismas mujeres que tejen sus huipiles y sus enaguas”, recalcó.
La mujer artesana enfatizó que es muy buscado el trabajo de los “muxes”, éste va más allá del propio bordado y la tela, cada hilvanada tiene un significado especial, está dedicada a alguien, y se confeccionan prendas específicamente para la ocasión en que será vestida, o el momento por el que pasa el textilero.
“Más que nada plasman lo que ellos ven, sus entornos; casi todos los bordados son rojos, fucsias (fiushas); son colores encendidos, la alegría de la vida. Sí hay colores serios, también; a lo mejor para un traje de luto, o elegante, del Istmo, que todo el fondo tiene que ser negro puro; este es el traje más elegante, sobre todo de terciopelo”, detalló.
Estas prendas se fabrican en diferentes telas y materiales, en raso, en piel de ángel, en terciopelo, siendo confeccionadas en terciopelo negro, aquellas más elegantes; prevalece en ellas la alegría y las ganas de vivir, de transmitir todo lo aprendido en su paso por esta vida.
“Hay un traje de Huautla de Jiménez, que significa en lengua mazateca (Huautla): ‘lugar o nido de águilas’; lo que plasma son las aves, las flores; en el enredo trae lo que simboliza arar la tierra, pues trae una mula con una persona que va realizando este trabajo. Con este traje se busca darle gracias a la tierra, por darnos el alimento.
Además se baila “La Flor de Piña”, con trajes tradicionales hechos en otra técnica, es un telar de cintura; se hace primero la tela, se elabora el huipil, y después se borda; tienen bastante aceptación, y llevan hasta cuatro meses de elaboración”, recalcó.
Cabe resaltar que se les conoce como “muxes”, a personas nacidas con sexo masculino, que asumen roles femeninos en cualquiera de los ámbitos, ya sea social, sexual o de expresión personal.