Los México Guerreros se impusieron a los Knockouts de Estados Unidos por 4 peleas a 1, en la quinta fecha de la sexta temporada de la Serie Mundial de Boxeo que se celebró en el Gimnasio Hermanos Carreón.

Fueron Elwin Soto y Roberto Zariñana los que le dieron a los bélicos dos triunfos por la vía del nocaut efectivo, subiendo la confianza del equipo mexicano para cumplir con su compromiso del próximo 2 de abril ante Gran Bretaña.

Los primeros en subir al ring fueron Adrian Taylor y Julio Castillo dentro de los 91 kilogramos.

Castillo en un inicio mantuvo su guardia cerrada y esperaba a que su rival soltara un par de golpes, o que se acercara a las cuerdas, para conectar algunos ganchos que poco a poco fueron haciendo estragos en su humanidad.

Para el segundo round el americano comenzó a abrir más su guardia y a conectar más cruzados, los cuales eran contestados por el ecuatoriano que estaba buscando el punto débil de Taylor.

La misma estrategia se mantuvo durante el tercer y cuarto capítulo, dándole más puntos al bélico.

Al final, el refuerzo mexicano bajó el ritmo, permitiendo que Adrian pegara rectos, pero no le alcanzó, ya que Julio se llevó la primera pelea por decisión unánime y tarjetas de 49-46, 48-47 y 50-45.

De lo destacable de esta contienda es que en el penúltimo round hubo una falla eléctrica que dejó en penumbras el gimnasio Hermanos Carreón, haciendo que se detuviera la pelea, durante tres minutos.

Después de ellos pasaron al cuadrilátero al estadounidense Johan Vargas e Iván Delgado en la pelea de los 56 kilogramos, donde el mexicano comenzó de una manera ofensiva, obligando a su contrincante a subir los brazos y dejándole poco margen de movimiento.

El segundo asalto fue bastante bueno para el mexicano, ya que hizo combinaciones de jabs, rectos y ganchos que en varias ocasiones mandó a las cuerdas a Vargas que estaba luchando por mantenerse.

Delgado se mantuvo moviéndose por todo el encordado los últimos tres capítulos, sacando su juego de jabs y cruzados que eran recibidos por la humanidad de su oponente, el cual también buscaba hacer daño al mexicano.

Finalmente, los tres jueces, por calificación de 50 a 45, le dieron la pelea a Iván Delgado, dejando el resultado hasta ese momento 2-0 a favor de los guerreros.

La tercera contienda fue protagonizada por el refuerzo ecuatoriano de los de Estados Unidos Gustiniano Mina y el colombiano Jorge Luis Vivas por parte de los México Guerreros.

Durante los tres primeros rounds, el americano comenzó a pegar los golpes más rápidos y se alejaba del bélico, ya que su objetivo no era nocaut, sino sumar puntos en sus tarjetas, en cambio, Vivas estaba buscando el momento en el que el americano bajara su guardia para pegarle jabs y uppercut ya que la pelea se le estaba escapando.

Y así fue, por decisión unánime, Gustiniano se quedó con el primer triunfo para los estadounidenses ya que las tarjetas marcaron 47-48, 47-48 y 46-49.

La sorpresa fue en la cuarta contienda cuando se midieron Hernán Alarcón y Elwin Soto, ya que el mexicano a los 2:03 del primer round mandó a la lona al visitante.

Esta pelea había iniciado muy rápido por parte del mexicano, que estuvo persiguiendo al estadounidense por todo el ring, además de que estaba peleando muy corto, buscando los ganchos y los uppercut, y esta estrategia le funcionó, pues en una primera ocasión conectó un gancho al estomago que mandó al suelo al americano, pero pudo recuperarse, aunque no pasó mucho para que Soto pegara un gancho al hígado, haciendo efectivo su triunfo.

La última contienda fue entre Robby González y Roberto Zariñana, siendo este último el que salió a defender el resultado de los guerreros aztecas, ya que se dedicó sólo a recibir los golpes del estadounidense, que se mostró ágil y contundente en el encordado.

A pesar de ir abajo en la pelea, Zariñana sacó la casta mexicana, comenzando a pegar más golpes a la cara de González, provocando que le sangrara la nariz. Aunado a esto, el azteca aprovecho que el visitante ya no mostraba la misma energía que en el primer tramo, por lo que era su oportunidad de recuperarse en las tarjetas.

Afortunadamente para Roberto las cosas se le dieron para el penúltimo round, pues su contrincante no cubrió su abdomen, permitiendo que el azteca pegara un gancho contundente que lo mandó al suelo al minuto con 3 segundos.

Con esta última victoria, los mexicanos sellaron su victoria por 4 peleas a 1, por lo que aún tienen aspiraciones para pasar a playoffs de la Serie Mundial de Boxeo.

Cabe mencionar que los México Guerreros donaron el 20% de la entrada a la fundación Liga de Súper Héroes, que es un grupo de personas que tienen el objetivo de apoyar a los niños que padecen cáncer.