Los mejores perfiles

David Reynoso Rivera Río

En los últimos días hemos observado cómo los principales partidos políticos del estado, han comenzado a definir quiénes serán sus cartas para obtener la victoria en cada uno de los 18 distritos que abarca el estado y presentar su lista de candidatos a representación proporcional para completar los 27 miembros de nuestra próxima legislatura. Es por ello que las designaciones se ven afectadas o beneficiadas, en ocasiones, por las cuotas de género, de edad (en el caso de los jóvenes) o por algún par de acuerdos entre grupos políticos o partidos miembros, en caso de existir una coalición.
Para los partidos políticos, elegir a un candidato a diputado no debe de ser tarea fácil. Seguro estoy que en todos los citados institutos políticos habrá más de un interesado en representar a un distrito; sin embargo, como ya lo he manifestado en un par de ocasiones, también estoy seguro que deberá existir un verdadero ejercicio de honestidad por parte de los aspirantes a efecto de comprender realmente lo que significa convertirse en legislador y no únicamente aspirar por el hecho de ostentarse como diputado.
Contrario a lo que muchos pueden pensar, la esencia de un legislador no estriba en el hecho de convertirse en un gestor, sino que comprende hacer uso de su facultad para iniciar y aprobar leyes en beneficio de los aguascalentenses dentro de sus respectivos ámbitos de competencia, comprende de igual manera, la ratificación o el nombramiento responsable de ciertos servidores de la vida pública del estado y la aprobación de cuentas públicas, así como el fijar posicionamientos que impliquen interesantes discusiones a tratar.
Si la teoría de la democracia no me falla y analizamos el fenómeno electoral con algo de lógica elemental, representar a un distrito debe significar un cierto arraigo e inclusive pertenencia a cierto espacio o delimitación territorial, para poder fungir como portador de la voluntad de esa población. Dejo como punto de reflexión para todos los ciudadanos, el hecho de analizar primeramente la procedencia de todos los candidatos para que posteriormente se logren identificar tanto sus capacidades como sus virtudes y se emita finalmente un voto para la candidata o el candidato que considere merece representarlo.
Por otro lado, tenemos a los legisladores de representación proporcional, es importante recordar que legislar implica intervenir en el fascinante mundo del derecho y sólo a través de mejoras regulatorias se podrán optimizar mecanismos, corregir situaciones y orientar el respeto a los derechos humanos. Bajo esa lógica, considero, se deberán enviar perfiles con amplios conocimientos en cuanto a la técnica legislativa y al derecho per se, perfiles con carácter y sensibilidad, perfiles que estén dispuestos a orientar y a combatir con sensatez tanto la parálisis como la diarrea legislativa. Por último y no menos importante, dejo en el tintero que existen otros espacios en el ámbito de los municipios con características y perfiles distintos como lo son las regidurías y los síndicos, que quizá ameriten un par de comentarios dentro de mis próximas intervenciones.
En conclusión, sólo a través del Estado de Derecho podremos continuar con los estándares de gobernabilidad, seguridad y progreso bajo los cuales Aguascalientes se ha regido. El buen trabajo dependerá de la interacción de los diversos órdenes de gobierno y en nuestras manos estará elegir en gran parte el camino a tomar. Los invito a participar activamente, a no bajar la guardia, a no dejar de exigir y mucho menos dejar de informarse.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr