David Loji
Agencia Reforma

De acuerdo al más reciente estudio publicado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, AMIS, el robo de vehículos asegurados del 2010 al 2014 ha ido a la baja de manera gradual y constante cada año.

El pico fue del 2010 al 2011, con 82,588 unidades a nivel nacional. Un año después fue de 76,993 unidades y del 2012 al 2013 fue de 71,189 unidades.
Del 2013 al 2014 se redujo a 66,748 unidades. Esta cifra del 2014 al 2015 ha bajado a 62,169 unidades en todo México.
La medición se hace en períodos que comienzan el mes de julio de un año y finaliza en junio del año siguiente.
El porcentaje de robo con violencia ha sido del 53 por ciento del 2010 al 2011, mientras que un año después fue del 54 por ciento, seguido de 57 por ciento del 2012 al 2013, del 58 del 2013 al 2014 y del 54 del 2014 al 2015.
En el último año los estados con mayor porcentaje de robos con violencia en orden descendente son: Sinaloa, Tamaulipas, Edo. de México, Tlaxcala, Guerrero, Morelos, Puebla, Michoacán, Durango y Zacatecas.
Durango y Zacatecas tienen un promedio igual al nacional, mientras que los demás superan el promedio nacional.
La recuperación en este período ha sufrido altas y bajas, pues del 2010 al 2011 fue de 29 mil 939 unidades, mientras que un año después subió a 35,676 unidades.
Del 2012 al 2013 fue de 31,964 unidades y del 2013 al 2014 fue de 31,983 unidades. Del 2014 al 2015 esta cifra fue de 29,845 unidades.
De acuerdo a este estudio, las 15 submarcas de automóviles, tractocamiones y motocicletas con mayor número absoluto de robos en orden descendente son:

  • Nissan Tsuru
  • Nissan pick up corta y larga con cabina doble y king
  • VW Jetta/Clásico
  • Nissan estaquitas corta y larga al igual que versión chasis
  • Yamaha 111-250
  • Nissan Sentra
  • Kenworth
  • Chevrolet Aveo
  • Honda 111-250
  • Nissan Versa
  • Ford F350, F450, F550, Estacas y Chasis cabina
  • Nissan Tiida
  • Seat Ibiza
  • VW Jetta A6
  • Honda CR-V

De estos modelos, el Chevrolet Aveo y el Nissan Versa muestran una tendencia al alza en cuanto a robos en el último año, del 8 y del 28 por ciento respectivamente.