Jesús Alejandro Aizpuru Zacarías.

 

 Como regla no escrita después de una contienda electoral, todos los participantes se declaran ganadores, sin embargo, la realidad siempre es distinta.

Después de las elecciones del pasado domingo, muchos se dicen vencedores, si analizamos las cosas de manera real y objetiva, el bloque PRI – VERDE en San Lázaro se mantendrá prácticamente igual con un estimado de entre 237 y 251 diputados colocándose como la primer fuerza política, en segunda posición se encontraría el partido Acción Nacional entre 105 y 116 diputados, la tercera posición sería para el PRD entre 51 y 60 legisladores siendo este instituto político el gran perdedor en esta contienda electoral, puesto que su bancada se vio disminuida en casi un cincuenta por ciento. Con estos números, podríamos decir que el PRI ganó, el PAN disminuyó su bancada y el PRD se hundió.

Por otro lado, los números que vienen a continuación harán que el mapa en la LXIII Legislatura sea totalmente diferente y que los acuerdos deban llevarse mediante consensos con más de dos institutos políticos, lo que sin duda es bueno en toda democracia.

MORENA tendrá entre 34 y 40 diputados, me atrevo a decir que éste partido fue el gran vencedor en esta contienda, puesto que nunca en la historia un partido político de nueva creación había logrado estos números, lo cual, evidentemente habla del capital y peso político de Andrés Manuel López Obrador.

El PVEM, reiterado violador de la norma, logró a través de su campaña de publicidad obtener los resultados esperados, contará con un mínimo de 41 diputados y un máximo de 48, y evidentemente mayor número de recursos, ahora entendemos por qué no le importó violentar la ley antes, durante y seguramente después del proceso electoral.

El partido de Dante Delgado, el MC obtuvo su mejor resultado histórico, y contará con una bancada de entre 24 y 29 diputados, además de que en el estado de Jalisco logró arrebatarle varios municipios al PRI y al PAN, incluidos Guadalajara, posicionando a su candidato como el perfil más fuerte para la Gubernatura.

El PANAL tendrá entre 9 y 12 diputados, el Partido de nueva creación Encuentro Social lograría entre 8 y 10, y el PT entre 3 y 10, esto gracias a los votos nulos, puesto que de no haber sido tan alto el porcentaje hubiera perdido su registro como sucedió con el partido humanista.

Cabe destacar que estos comicios serán históricos, porque en el debut de las candidaturas independientes se estrenan El Bronco como gobernador de Nuevo León, Manuel Clouthier quien será el primer legislador federal; Alfonso Martínez en Morelia será Presidente Municipal; y destacó la victoria de alguien que podemos llamar el verdadero candidato independiente en el más estricto sentido de la palabra Pedro Kumamoto el joven de 25 años que con 18 mil pesos ganó el distrito 10 de Zapopan, Jalisco. Creo que es alguien que debemos seguir de cerca puesto que representa la verdadera participación ciudadana de forma independiente.

Como conclusión, podríamos decir que hubo varios ganadores, pero principalmente creo que fue la ciudadanía y la democracia la que ganó. Por primera vez, creo que hay constancia del poder que tiene la participación ciudadana y de la apertura que se da con las candidaturas independientes para alcanzar nuevos espacios de participación; se manda un mensaje claro a la partidocracia que sus excesos solo causan un descontento social, que de no reinventarse, día con día serán más los candidatos independientes y más los triunfos de los mismos, y por ende, más derrotas para los partidos. Al final del día la jornada dejó muchos frutos que sin duda abonarán al fortalecimiento del sistema democrático del país.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y los espero una vez más, la próxima semana. Por cierto, casi olvido el triunfo en Cuernavaca de Cuauhtémoc Blanco.