El Ejecutivo vetó las reformas a la Ley de Estacionamientos de Vehículos para el estado, que obligaban a los centros comerciales a brindar estacionamiento gratuito a sus clientes, siempre que se acreditara el consumo o el pago de un servicio en alguno de sus establecimientos.
El pasado 25 de octubre, con 19 votos a favor, dos en contra y dos abstenciones, los diputados dieron su anuencia para adicionar los párrafos segundo y tercero al Artículo 11 de dicho ordenamiento, y de esa manera establecer que en ningún caso se podrán expedir licencias para operar estacionamientos públicos de paga.
En los artículos transitorios se preveía su entrada en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial, lo cual nunca sucedió y en consecuencia, los consumidores deberán seguir pagando las horas de aparcamiento que permanezcan en los centros comerciales.
Ello, mientras los diputados analicen los argumentos del veto y decidan si lo aceptan o no.
En su momento, el promovente, otrora diputado Oswaldo Rodríguez García, considera que los clientes no deben pagar cuota, mientras consuman bienes o servicios; que la propuesta que reforma se remonta a la Ley de 1989, que contemplaba la obligación de los negocios de brindar estacionamiento a sus clientes, de forma gratuita.
Consideró que de ninguna forma se atenta contra la propiedad privada, por el contrario, se atiende el interés público. Explicó que se busca regular un conflicto de utilidad pública, dado que la Ley de Estacionamientos original expresa claramente que los estacionamientos “públicos gratuitos” son “los establecidos en las áreas, inmuebles, edificaciones o instalaciones que se utilizan fuera de la vía pública para el estacionamiento y/o guarda de vehículos en todo tipo de unidades habitacionales, centros comerciales, de espectáculos y de trabajo”.
Explicó que desde 1989, cuando se aprobó la ley, la autoridad municipal, al otorgar cada permiso de cobro de estacionamiento a cada negocio, reiteradamente actuó contra la legislación, por lo que esta nueva medida será un freno a una violación sistemática de la ley.
El decreto vetado será turnado a la comisión del ramo, para su dictamen y serán los diputados los que determinen si aceptan el veto; en caso de rechazarlo, deberá publicarse para que entren en vigor las reformas citadas.
Por lo pronto, los clientes de centros comerciales seguirán pagando su cuota por hora de estacionamiento.