La Real Academia Española (RAE) define como bocón a todo aquel que habla mucho y echa bravatas, descripción que ni mandada hacer para los dirigentes estatales del PAN y el PRI, que aseguraron a sus compañeros de partido que tenían ganadas las tres diputaciones federales, fanfarronada por demás temeraria, porque alguno de ellos iba a quedar mal, o los dos, como a final de cuentas sucedió.

La última semana de mayo y primera de junio se dedicaron a declarar que todo estaba a modo para meterle un “zapato” a su adversario, lo que de haber ocurrido habría sido algo muy especial en la vida política de Aguascalientes, puesto que hace tiempo que nadie gana el total de los cargos en disputa.

El mandamás de Acción Nacional, Paulo López, confiaba en ganar “de calle” los tres distritos, con base en que los candidatos eran los mejores de los que participaban, actitud que vino a reforzar Santiago Creel, el exsecretario de Gobernación foxista, que el 26 de mayo dijo que “de acuerdo a las encuestas nacionales en los tres distritos, vamos arriba con un margen suficiente que nos saca del empate técnico, por arriba de cinco puntos; en algunos distritos inclusive llegamos a los dos dígitos”.

En la euforia del momento no sólo aseguró la victoria local, sino que consideró que a nivel nacional serían los amos y señores de la Cámara de Diputados. El exsenador afirmó que el PAN “como mayoría parlamentaria logrará un contrapeso al mal gobierno de Enrique Peña Nieto, que a casi tres años de haber iniciado, no ha encontrado una salida correcta a los grandes temas nacionales”.

Por su parte, Paulo Martínez machacó que tenían el triunfo en la bolsa, aunque por otra parte presentó una página de Internet del PAN en que se denunciaría cualquier “anomalía, injerencia de gobernadores en campaña, actos de corrupción, compra de votos, presiones e irregularidades”.

Un día después, el 27, el presidente del PRI, Francisco Guel Saldívar, afirmó: “Tenemos toda la seguridad de que vamos a ganar los tres distritos con una muy buena aceptación, con una muy buena percepción. No echamos las campanas al vuelo, sabemos que la encuesta relevante la tienen los ciudadanos en sus manos”.Para darle mayor énfasis, dijo que en el Revolucionario Institucional “estamos arriba con 12 puntos en el Distrito 02, ocho puntos en el 01 y estoy muy contento de decirlo; ya tenemos cuatro puntos de ventaja en el Distrito 03”. Y para no dejar lugar a dudas sentenció: “Estamos ciertos de que los números que tenemos se verán en las urnas, con el apoyo de todos los ciudadanos de Aguascalientes”.

Tal parece que ambos recurrieron a los servicios de la vidente Paca, que se hizo famosa en 1997 por haber dicho dónde se encontraban unos restos humanos en la finca El Encanto, propiedad de Raúl Salinas de Gortari y con lo que se pretendía involucrarlo en el asesinato; sin embargo, las autoridades definieron que ella y otras personas habían “sembrado” la osamenta.

Ninguno acertó, puesto que en el reparto el PAN se quedó con las diputaciones de los distritos 02 y 03 y el PRI con la del 01 y en ninguno de los casos el margen de triunfo fue el que dijeron, si acaso en el 03 no hubo ninguna duda de que los panistas volvieron a triunfar, lo cual echó por tierra lo afirmado por Guel, de que ahí tenían cuatro puntos de ventaja.

Al mismo tiempo, Acción Nacional quedó en entredicho luego de que Creel se dejara ir por lo que le dijeron, de que era tal la ventaja que era impensable el empate técnico, pero en los hechos fue lo contrario, al grado que en el 01 y 02 tuvieron que recurrir al recuento de voto por voto para definir a los ganadores.

Ojalá que aprovechen la lección que les dieron los ciudadanos y ya no le hagan al faquir, que se dediquen a trabajar para que en 2016 acuda el mayor número de votantes, porque quiéranlo o no, ellos tienen gran responsabilidad de la apatía que se vivió el 7 de junio pasado, lo que cambia sólo con ocuparse más del partido que en hacer declaraciones fatuas, huecas, totalmente alejadas de la realidad.

VUELVE LA EUTANASIA

Con miras al proceso electoral del año próximo, ya entraron en acción los sembradores de rudezas sociales, al replantear el debate de si debe o no legislarse en Aguascalientes sobre la eutanasia, a sabiendas de que hay posiciones encontradas sobre este tema, lo que sin embargo sus promotores calculan que les dará mayor presencia política.

Cada quien es libre de opinar sobre un tema que en sí es de suyo escabroso, con el cual se pretende “evitar sufrimiento a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él” y que en términos generales significa “muerte sin sufrimiento físico”.

El autor de este espacio conoció de tres casos que demuestran lo difícil que es llegar a una decisión.

El primero de ellos fue el de una persona con cáncer terminal a la que ni la morfina le quitaba el dolor. Postrado en una silla de ruedas tenía que esperar a que llegara el asistente para que lo llevara a pasear a un parque. En una ocasión, palabras más, palabras menos, le preguntó de pronto: “¿Sería capaz de hacerme un gran favor?”, “Claro que sí, lo que Usted diga”. “Mire, ayúdeme a morir, hágalo por lo que más quiera, ya no soporto estos dolores”.

El empleado, de unos 38 años de edad, corpulento, platicaba que de pronto no supo qué responder y sólo acertó a decirle que no podía hacer eso y casi lo hizo llorar cuando le suplicaba que le ayudara a terminar con esos sufrimientos. Finalmente, terminó sus días sin haber recurrido a esa actitud extrema, sin embargo, dejó la interrogante de hasta dónde el cuerpo humano puede sobrellevar una enfermedad excesivamente dolorosa, que sólo siente y entiende quien la padece.

Lo contrario fue el del hombre que sufría de cáncer intestinal y al serle detectado recibió tratamientos de quimioterapia, radiación y en ocasiones una combinación de ambas, por lo que finalmente se determinó la intervención quirúrgica. Dentro de la gravedad en que estaba y con toda clase de conexiones en su cuerpo, recuerda que escuchaba a sus familiares dialogar sobre si lo mejor sería dejar que muriera, ya que según el diagnóstico sus posibilidades eran muy escasas, a lo que él no podía oponerse porque tenía tubos por todas partes.

“No permitas, Dios mío, que me desconecten, yo quiero vivir, sí Señor, te pido que me des otra oportunidad, quiero vivir”, revela ahora de aquellos momentos aciagos. Expresa que no hay día que no le dé gracias a Dios de estar aquí, a casi 10 años de esa experiencia.

El tercero fue el de una señora que agonizaba, por lo tanto, sus familiares se prepararon para lo que estaba por suceder. Un nieto platica que al amanecer la abuela tenía fiebre y le pidió una coca cola, que fuera de las “chiquitas” y bien fría. Le comunicó a su padre lo que le pedía y él se concretó a decirle “dásela, total, si ésa es su voluntad que así sea”. Le dio la bebida y al poco rato se quedó dormida y después de unos días la señora recuperó su salud, lo que llamó poderosamente la atención del médico preguntando si la había visitado otro facultativo y no, lo único que le habían dado además de la medicina era el refresco.

Son situaciones que los hacedores de leyes deben valorar y entender que aún en los casos más intensos de una enfermedad siempre hay una salida a favor de la vida, que ésta es única e irrepetible, por lo cual es necesario realizar el máximo esfuerzo por que el enfermo tenga un paliativo, en tanto se encuentra un medicamento o alguna otra forma que lo ayude a recuperar su salud.