Para garantizar la tranquilidad y una coexistencia armónica entre vecinos y dueños de antros, el alcalde Juan Antonio Martín del Campo informó que se adquirió una innovadora plataforma con tecnología de punta que se encargará de monitorear los niveles de ruido que se generen en estos establecimientos, para tener un mejor y mayor control.

Uno de los principales objetivos es llevar a cabo la medición de los niveles de sonido de manera objetiva, precisa y justa; la aplicación de estas acciones permitirá reducir las quejas de los afectados.

Por su parte, el secretario del Ayuntamiento, Manuel Cortina Reynoso, indicó que para la implementación de esta plataforma desarrollada por la empresa local Max4 Technologies, se invirtió un monto de 500 mil pesos, que incluyen además del software, cinco sonómetros portátiles y el servicio de soporte técnico por un año, así como la capacitación al personal de Reglamentos para su correcta operación.

Señaló que la operación de esta nueva tecnología para medición permanente de los sonidos, se va a regular por medio de un reglamento que se presentará al Cabildo con la intención de que se apruebe antes de que concluya la actual administración para dejar en funcionamiento los equipos.

Las mediciones hasta el momento las realiza personal del área Reglamentos, pero no se puede tener un verificador en cada establecimiento, ni un sonómetro en cada lugar, por estas circunstancias y con la intención de que sea una verificación permanente, este proyecto ofrece una solución práctica, objetiva y económica ya que tiene un costo de operación de 120 pesos al mes por aparato.

Otra ventaja de este sistema es que los equipos son autónomos y portátiles por lo que se podrán colocar en el punto que se requiera, el sonómetro mandará información continua y en tiempo real, actualizándose cada minuto; lo que permitirá tener un registro de lo que se generó en un determinado lapso de tiempo y esta información quedará en el servidor por meses para su revisión y análisis.

No será necesario que personal de reglamentos esté presente en el establecimiento, ya que si hubiera periodos sostenidos de varios minutos en los que los decibeles excedan los niveles permitidos, el verificador recibe inmediatamente la notificación y puede acudir al lugar a apercibir o multar el establecimiento.

La medición del ruido se basa en la Norma Oficial Mexicana 081 SEMARNAT 1994 que regula los niveles máximos permisibles de emisión de ruido de las fuentes fijas y su método de revisión.