El presidente del Colegio de Ingenieros, Miguel Ángel Huízar Botello, reconoció que existen múltiples deficiencias de seguridad e higiene para los trabajadores de la construcción, cuyo sector es uno de los más sancionados por el Instituto Mexicano del Seguro Social.

En el marco del Día de la Santa Cruz, destacó la importancia de los albañiles, aunque subrayó que aún falta mucho por hacer para que tengan mejores condiciones laborales, especialmente en obras menores, ya que estas medidas sí se garantizan en la ejecución de obras públicas y proyectos privados a cargo de las grandes empresas constructoras.

Estimó que en el estado de Aguascalientes entre 20,000 y 35,000 trabajadores se desempeñan en el sector de la construcción, siendo uno de los oficios más importantes para una comunidad.

Los ingresos estimados de un albañil se ubican entre los 1,000 y 1,200 pesos semanales, aunque pueden elevarse si su especialización y experiencia es elevada, ya que sus conocimientos son indispensables en cualquier constructora.

 “Tenemos que redoblar esfuerzos en la cuestión de higiene y seguridad en la construcción, existe la Norma Oficial Mexicana 031 que se publicó desde el 2012, pero aún no se toma en cuenta para todas las obras, porque deberían portar casco, chaleco y botas, además de espacios dignos para tomar alimentos y servicios sanitarios”.

Señaló que los albañiles llegan a laborar sin contar con seguridad social, pese a que su actividad implica un enorme esfuerzo físico y riesgos en su jornada diaria. Agregó que es fundamental que los albañiles sean registrados ante el IMSS de forma oportuna, ya que la característica de empleo temporal genera que haya irregularidades.

Huízar Botello mencionó que los albañiles llegan desempeñarse en otras actividades como jornaleros en el campo, realización de reparaciones y trabajos de fontanería, electrificación, entre otros.