Los “abonos chiquitos” son una trampa peligrosa

Los abonos chiquitos, no son para pagar poquito. Rubén Berumen de la Cerda, presidente de la Canaco, advirtió que este tipo de créditos que ofrecen las grandes cadenas comerciales resultan contraproducentes para sus propios clientes y para el pequeño comercio, ya que los vuelven insolventes económicamente.

Subrayó que aunque resultan atractivos para la población, en realidad sólo adquieren una deuda por un “titipuchal de tiempo”, y además, los comercios logran mantener cautivas a estas personas, pues se ven obligadas a llevar cada quince días o de manera mensual sus abonos, lo cual aprovechan para ofrecerles otras promociones.

Berumen de la Cerda apuntó que esta situación genera un círculo vicioso, pues al encontrarse en el establecimiento y ser enterado sobre supuestas ofertas, se impulsa a la gente a seguirles comprando, incluso artículos que en muchas ocasiones no son necesarios, por lo cual “los largos plazos salen muy caros”.

Manifestó que este esquema no es viable para el pequeño comercio, ya que podrían quedar sin liquidez, por ello se ha vuelto un gancho exclusivo de las grandes cadenas, pues tienen la capacidad económica para financiarlo y llevar a cabo las labores de cobranza, por lo cual no les importa que sus clientes les paguen a plazos de uno o dos años, para ellos lo importante es que les consuman.

Por último, el presidente de la Canaco comentó que por el contrario, los pequeños comerciantes mantienen sus finanzas al día, por lo cual requieren de continuos ingresos monetarios para el pago de salarios, servicio y a proveedores, y lograr de esta manera que el negocio subsista.

CUADRO:

En realidad sólo adquieren una deuda por un “titipuchal de tiempo”, y además, los comercios logran mantener cautivas a estas personas.