RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Este asunto que ahora pasa por la FEPADE y que nos ha permitido una de las contradicciones más impresionantes en la historia política reciente de México, porque el solo encabezado de cualquier periódico que así hubiera querido hacerlo, era o para morirse de risa o para decir que seguimos viviendo en un país muy absurdo: El encargado de la prevención del delito tiene una orden de aprehensión por ser probable delincuente, por haber cometido delitos electorales. Y ahí es donde se puede decir: Si eso es el hombre que previene el delito en México, ¿Cómo funciona este país?, preguntaría un ciudadano de otra nación. Pero si ese ciudadano perplejo por la circunstancia, por el oxímoron de que el hombre que previene el delito comete delitos, presumiblemente, fuera un poco más atrás, diría ¿Y porque ese señor estaba ahí? ¿Porque estaba ahí Arturo Escobar? Pues estaba ahí porque el Partido Verde le ayudó al PRI a lograr una mayoría en esta cámara de diputados que es de por sí una mayoría un poco endeble. No es la mayoría del convencimiento masivo a favor de una opción electoral. Es el resultado de una serie de combinaciones en las cuales el PRI gana algunas cosas, el Partido Verde gana otras, y los de Nueva Alianza también; y entonces el PRI logra algo que le parecía difícil de lograr antes del proceso electoral intermedio, porque se supone que ahí se decide más o menos el rumbo de las preferencias para la elección federal que será ya, prácticamente, dentro de dos años. Por ello había que pagarle su alianza al Partido Verde.

¿Porque se escogió pagarle con esa posición y no con otra? No se sabe. Eso solo lo sabe quien lo puso ahí. Que el Partido Verde propuso a su vocero, y uno de sus militantes notables históricos, en un partido que nace de la truculencia electoral. El Partido Verde Ecologista de México es un invento del salinismo, como también fue un invento del salinismo el Partido del Trabajo, lo mismo que el gallito, de los anarquistas. Se trataba de dispersar el voto para garantizar la prolongación del voto duro del PRI. Funcionó un par de elecciones más y después dejó de servir.

¿Qué historia tiene el Partido Verde? ¡La peor historia política reciente de México! Una historia en la que hay coimas grabadas por parte del heredero del partido, que era Jorge González Torres, su hijo Jorge Emilio es grabado pidiendo dinero por una gestión pública. Antes de los “moches”, antes de los “entres”, antes de la inmoralidad del PAN, el junior sale en una grabación y su única explicación fue que lo “chamaquearon”. Después aparece un caso insólito: una mujer que vuela. Vuela desde treinta metros de altura. Los primeros veintinueve voló perfecto, pero en el último metro se hizo pedazos y se murió. Y se cayó de un edificio en donde estaba, o está, el departamento de Jorge Emilio González, el “Niño verde”. Un asunto en donde se pierde una vida humana, y las investigaciones parece que no satisficieron a toda la opinión pública.

Hay otros asuntos. En el año 2009, una maleta chiapaneca millonaria, que llevaba cargando en el aeropuerto de Chiapas, casualmente Arturo Escobar, que iba acompañado con quien ahora es el presidente municipal. En ese momento dijeron que el dinero era para gastos electorales y hubo una espesa nube de protección y Arturo Escobar la libró. Después se asocian con los actores de la televisión y figuras deportivas. Violan la ley sin quebrar la norma y hacen anuncios, tweets, el día de la elección: “Todos somos verdes”; toda la camiseta del equipo de futbol de Chiapas con la leyenda “la selva es verde”, y nadie se ha metido con ese asunto en la Federación Mexicana de Futbol. Pero ni van a poder, ni lo van a hacer ni tiene interés de hacerlo.

¿Qué ha sido la historia del Verde? Una historia de oportunismo. De secuestro de la dirigencia. La tibieza del Instituto Electoral que le mete 500 millones de pesos de multa, pero no le toca el registro. ¿Cuál es el futuro de la alianza con el PRI? Que el PRI no podrá dejar a los heridos en el campo de batalla. Tienen que levantar al herido y tienen que dar con él la pelea. No lo pueden dejar abandonado. Si lo dejan abandonado pierden la mayoría. Y si pierden la mayoría, el gobierno de Peña se hunde. Se hunde al menos en el aspecto legislativo. Al Partido Verde no lo pueden dejar. Tienen que seguir y asumir la parte del desprestigio que les toca. Dice César Camacho: “La alianza está firme. Seguimos”. Beltrones dijo: “Ahí se violó el debido proceso”. Hasta ahorita no. El proceso no ha empezado. No se ha violado ningún proceso…todavía. La presunción de inocencia, nadie está diciendo que sea culpable. Está consignado ante un juez. ¿La investigación tenía que ser secreta? No. El Ministerio Público puede guardar la investigación, pero no la solicitud de aprehensión.

Pero, ¿Qué son todas estas cosas? Patadas de ahogado. Dice Santiago Nieto que la FEPADE actuará sin filias ni fobias. Le podemos creer lo de las filias. Cuando uno tiene una filia no acusa a quien quiere. Fobias, pues a la mejor se acusa a quien se odia o a quien se le tiene horror, que ese es el sentido de la fobia. Creo que actuaron con objetividad. Creo que la FEPADE hizo su trabajo. Lo de las filias y las fobias fue una frase que no le salió a Santiago Nieto. Ojalá y el resto de su trabajo sí le salga. Y eso lo vamos a ver en un plazo no muy largo. Porque esto quedará listo antes del 10 de diciembre.

 

LA VIOLENCIA AMERICANA

Los hechos ocurridos en California el miércoles pasado, desató una psicosis en Estados Unidos. Y para visualizar mejor la situación preguntaría ¿Cuál es la raíz del comportamiento americano? Si tuviéramos que definir al hombre moderno, habría que preguntarnos: ¿Que es el hombre tecnológico? ¿Cómo es la verdadera cultura americana? ¿Qué es lo que mueve a ese país? Y ese país, aunque no suene muy políticamente correcto decirlo, lo mueven solamente dos valores: La violencia y las armas. Esos son los componentes fundamentales del temperamento de los estadounidenses. Porque su historia es una historia de armas y de expansión territorial basada en el dominio de las armas y por eso es un país que reconoce como uno de sus derechos fundamentales de la constitución, el derecho de vivir con la pistola debajo de la almohada, con la escopeta detrás de la puerta. Y si, ahora que estamos en el apagón digital, por ejemplo, hablamos de cuántos tele hogares hay en la república mexicana, para calcular cuántos televisores, o convertidores hay que conseguir, en los E.U. tendríamos que hablar de cuantos rifle hogares existen. Y existen 270 millones de casas en los E.U. cuyos propietarios tienen armas.

Todos vimos las escenas grotescas de gente que se está pateando en el piso por conseguir una oferta en un centro comercial, con motivo de las rebajas del viernes negro; bueno, pues en ese viernes negro, el FBI realizó 175 mil controles, de otras tantas personas con antecedentes penales que querían comprar armas con descuento en el viernes negro.

No creo que haya habido un solo periodo en la historia de los Estados Unidos ajeno a la violencia militar, al militarismo y armamentismo por extensión. Ellos lo dividen en dos partes: Hacia afuera no hay periodo histórico sino una invasión, de tiempos recientes, ahí tenemos Irak, los bombardeos en Siria, la guerra de Vietnam, el bombardeo de Panamá, lo que pasó en Libia; la invasión hasta de Granada, que es una cosita del tamaño de las siete hermanas en Aguascalientes, bueno, pues hasta ahí fue a bombardear el presidente Reagan. Los americanos no se pueden estar quietos, tienen el dedo siempre en el gatillo de la pistola o del rifle. Y no hay manera de que entiendan que este armamentismo domestico lo único que genera es el apetito de usar las armas. Las armas se compran en grado muy extendido en los E.U. porque todo mundo está esperando el momento de usarlas. Las grandes compañías que fabrican armas en los E.U. acumulan fortunas maravillosas vendiendo armas y las armas son para matar. No se conocen armas que no sean para matar. Esa es la lógica de los americanos. Ellos siguen viviendo como aquel viejo programa vaquero, llamado “La ley del revolver”. Y esa es una ley que los americanos nunca van a poder derogar. Y cuando tienen miedo, porque siempre tienen miedo, porque su gobierno vive de meterles miedo -por el comunismo, por la violencia, por los islamistas, por los yihadistas, por el terrorismo, por las bacterias, por el sida, etc.-, ellos tienen miedo permanentemente, es la sociedad más temerosa de la historia. Y mientras más miedo tienen, más armas compran. Y mientras más armas compran más armas usan y por lo tanto más matan. Es un país lleno de asesinatos: 297 heridos diarios y 90 muertos cada día, por arma de fuego en los E.U., conocido también por “God Bless America”.