José de Jesús López de Lara

Un hombre fue asesinado a cuchilladas y otro más resultó gravemente herido a martillazos, durante una riña registrada el día de ayer en el poblado de Los Arellano, Aguascalientes.
Quien murió de manera trágica al ser atacado varias veces con un cuchillo, fue un hombre identificado como Joaquín, de 29 años, habitante de la misma comunidad de Los Arellano.
Quien resultó lesionado al ser agredido con un martillo, fue otro joven de nombre Fernando, de 27 años, quien a bordo de una ambulancia de Cruz Roja fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Tercer Milenio.
El agresor fue detenido minutos después por policías preventivos del destacamento “Peñuelas”, en los momentos en que pretendía escapar por la azotea de su casa.
Se trata de un sujeto identificado como José, alias “El Pepe” de 52 años, quien ya se encuentra a disposición del agente del MP de Hospitales y sujeto a investigación.
Cabe destacar que el sospechoso también presentaba una herida en la cabeza, que le fue provocada por uno de los jóvenes al ser golpeado con un ladrillo.
La sangrienta riña se registró el lunes poco antes de las 15:00 horas, en la calle Salvador Díaz, en la comunidad de Los Arellano.
Aparentemente, los involucrados se encontraban bajo los influjos de las drogas y las bebidas alcohólicas. Repentinamente, se inició una fuerte discusión entre Joaquín y José, para después comenzar una riña.
Joaquín comenzó a tomar ventaja en la desigual pelea, pero Joel aprovechó un descuido para sacar de entre sus ropas un cuchillo con el cual le tiró varios “viajes” a su rival, lográndolo herir mortalmente.
Al percatarse de lo anterior, Fernando trató de ayudar a su amigo Joaquín, por lo que atacó a José con un ladrillo y lo golpeó en la cabeza.
A pesar de que comenzó a sangrar profusamente, José tomó un martillo con el cual golpeó varias veces en el cráneo a Fernando, quien cayó lesionado semi-inconsciente.
Al momento en que varios vecinos se percataron de los hechos, José decidió escapar y se escondió en su domicilio ubicado en la misma calle Salvador Díaz.
Poco después llegaron al lugar de la riña varias patrullas de la Policía Preventiva, así como una ambulancia de Cruz Roja y una ambulancia de Bomberos Municipales.
Al momento de que los paramédicos revisaron a las dos víctimas, detectaron que Joaquín ya había muerto, mientras que Fernando se encontraba gravemente herido, por lo que fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Tercer Milenio.
Mientras tanto, policías preventivos se dirigieron a la casa del agresor, quien al percatarse del arribo de varias patrullas, trató de escapar por la azotea de las casas aledañas.
Sin embargo, al brincar hacia un terreno baldío con la intención de darse a la fuga hacia la calle Refugio Esparza Reyes, fue interceptado y detenido por los policías preventivos, quienes de inmediato lo sometieron y esposaron.
Más tarde, arribaron a la escena del crimen a realizar las investigaciones correspondientes, el agente del Ministerio Público de Hospitales, personal de la Dirección de Investigación Pericial y agentes del Grupo Homicidios de la PME.