Heriberto Alcalá Guerrero

Macabro hallazgo en una finca deshabitada. Encontraron el cuerpo sin vida de un quincuagenario. Inicialmente se abrigó la posibilidad de que el lamentable deceso fue ocasionado por alguna enfermedad; quizá un infarto. Sin embargo, el caso dio un giro cuando se detectaron en el cuerpo lo que parecen ser huellas de golpes. Esto dio pie a otra línea de investigación, a la posibilidad de accidente o agresión.
Dado que no se pudo sostener la hipótesis del infarto, el caso fue turnado a la autoridad ministerial. Trasladaron el cuerpo al edificio de Servicios Periciales en donde le sería practicada la necropsia de ley, a efecto de precisar las causas de la muerte. Y de paso despejar todas las dudas.
El infortunado respondía al nombre de Benjamín “N”, “N”, y tenia58 años de edad.
La noche del pasado lunes no regresó a su casa ubicada en inmediaciones de la comunidad Los Arquitos. Sus familiares lo esperaron en vano. No salieron a buscarlo confiando en que volvería en la madrugada o que pasaría la noche en algún lugar seguro. Lo que menos pensaron fue que amaneciera sin vida.
Ayer, a temprana hora de la mañana se dieron cuenta de que el señor no llegó a dormir. Y entonces sí empezaron a preocuparse. La familia sabía en que el hoy occiso acostumbraba ir a una finca abandonada y a medio construir, la cual se encuentra a un costado de la carretera a Los Arquitos, a la altura de la comunidad Viñedos San Felipe.
Con la esperanza de encontrarlo sano y salvo, enfilaron hacia dicho domicilio. Al ingresar confirmaron que ahí estaba el señor Benjamín pero las circunstancias no eran para alegrarse.
Benjamín estaba tirado en el piso, totalmente inmóvil. Desesperados, intentaron reanimarlo pero no respondió. Era evidente la ausencia de signos vitales. Lo más pronto posible llamaron al servicio de emergencia y minutos después arribó la ambulancia. Los paramédicos iniciaron la revisión y concluyeron que ya nada se podía hacer por el señor. Había perecido.
Como ya se mencionó, al principio se presumía que la muerte fue consecuencia de alguna enfermedad. Que quizá en el transcurso de la noche el quincuagenario sufrió repentino y mortal infarto. Sin embargo, al ver minuciosamente el cuerpo detectaron aparentes huellas de golpes y esto cambió la situación. En forma simultánea acordonaron la zona y solicitaron la presencia del ministerio, el cual arribó encabezando al personal de Servicios Periciales y a los agentes investigadores del grupo Homicidios. Recabaron todo indicio posible en el lugar y una vez concluida la inspección ocular, se autorizó el traslado del cuerpo para la necropsia.
Resta que la autoridad ministerial informe el resultado, para aclarar las causas que provocaron el deceso. Enfermedad, accidente o agresión, son las probables.