CDMX.- Pedro Pérez padeció mucho a lo largo de la historia: por el amor de Amelia, por su hija Luisa Fernanda y por no tener una educación.
Tan mal le fue en “Un Camino Hacia el Destino”, que cumplía con todos los arquetipos de los personajes femeninos en los melodramas clásicos.
“Me decían: ‘Tú pareces la protagonista porque en las historias las mujeres son las que lloran y se la pasan sufriendo. Cada que veo una escena tuya, estás llorando'”, recordó en entrevista Jorge Aravena, quien interpretó el sufrido papel.
El actor asegura que la producción de Nathalie Lartilleux fue un gran reto para él porque no se auxilió con ninguna técnica para las escenas de llanto.
“Todas fueron de verdad, ni gotas para llorar ni nada de eso. De hecho, había tomas en las que no me sentía tan concentrado, y pese a que iban bien, las tenía que parar porque sentía que las estaba actuando y odio eso.
“Pero era Pedro el que lloraba por el sufrimiento y dolor. La única forma de traspasar la pantalla es cuando el público te cree, y es algo mágico”.
Sin dar muchos detalles sobre el final de la telenovela, que se transmite hoy las 18:00 horas por El Canal de las Estrellas, adelantó que Pedro comenzará a gozar su vida.
Rumbo al final de “Un Camino Hacia el Destino”, Aravena también destaca la química que había entre él y Paulina Goto, quien interpreta a su hija en la historia. De hecho, compartió, desde que hizo el casting con ella se sintió cómodo y votó porque la productora le diera el papel a ella. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)