ANTIOQUÍA, Colombia.- Con la emoción de disputar su primera Final en un torneo internacional, el club Chapecoense de Brasil partió hacia Colombia sin imaginar que ni siquiera aterrizaría en ese país.

El avión Avro RJ-85 de la compañía boliviana Lamia con 77 pasajeros se estrelló en las inmediaciones de Cerro Gordo ente La Ceja y Rionegro, en el departamento de Antioquía, territorio colombiano, al anochecer del lunes, ya muy cerca de su aterrizaje programado en Medellín.

En la aeronave se transportaba el Chapecoense con su plantilla de jugadores, cuerpo técnico, directivos y periodistas brasileños rumbo al primer episodio de la Final en la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional.

El equipo se trasladó en primera instancia a Sao Paulo para abordar un avión de Lamia con trayecto directo a Medellín. Sin embargo, las autoridades brasileñas de Aeronáutica Civil no autorizaron la operación de la línea boliviana al no haber acuerdo internacional, y el club tuvo que viajar en un vuelo comercial a Santa Cruz, Bolivia, desde donde tomaron el Avro RJ-85.

Los reportes iniciales señalaron a una falla eléctrica como la responsable del accidente de la aeronave que derivó en la muerte de 71 de sus ocupantes, uno de ellos el guardameta Danilo, quien perdió la vida mientras recibía atención médica en un hospital cercano a la zona del accidente.

Seis pasajeros sobrevivieron a la catástrofe y se les trasladó a los hospitales más cercanos, en La Ceja y Rionegro.

Los primeros reportes de la tragedia informaron de 81 pasajeros a bordo, sin embargo, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres en Colombia, precisó que eran 77 las personas en la areonave, ya que 4 no tomaron finalmente el vuelo. Más información página 6. (Staff/Agencia Reforma)