CDMX.- Su armadura no le ayudó para sobrevivir a una enfermedad pulmonar degenerativa y es que el actor Kenny Baker, quien dio vida al robot R2D2 en la saga de Star Wars, murió ayer a los 81 años.
El actor de 1,1 metros de estatura que saltó a la fama en un disfraz similar a un bote de basura, falleció a los 81 años de edad. El sobrino y encargado de Baker, Drew Myerscough, dijo que encontró a su tío sin vida el sábado en su casa de Preston, en el noroeste de Inglaterra.
Myerscough le dijo a la televisora Sky News que Baker llevaba años padeciendo de “problemas respiratorios que enfrentó con mucha valentía”’. También aseguró que el afecto de los seguidores de <Star Wars> en todo el mundo lo mantuvo con vida, sin lugar a dudas.
El año pasado Baker protagonizó su última película titulada <Star Wars: El Despertar de la Fuerza>, dando vida al androide con el que se dio a conocer en 1977.
Mark Hamill, mejor conocido como el ‘padawan’ Luke Skywalker, tuiteó: “Adiós (hash) KennyBaker. Un amigo leal de toda la vida. Amaba su optimismo y determinación. ¡Él era el androide que estaba buscando!”, una referencia a un famoso diálogo de la primera entrega de la saga.
Por su lado, Ewan McGregor, quien interpretara a Obi-Wan Kenobi en la precuela de <Star Wars>, escribió en twitter: Entristecido al enterarme de esto. Fue adorable trabajar con Kenny”.
A los 16 años Baker inició actuar en un circo de nombre Enanos de Bireton Lester. Participó en cintas como Los Goonies, Flash Gordon y El Hombre Elefante de David Lynch. (Staff/Agencia Reforma)