El gobernador del Estado, Carlos Lozano de la Torre, en el marco de la quincuagésima reunión plenaria de la Conago, llevada a cabo en Toluca de Lerdo, expuso ante el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y ante los gobernadores de los estados, la problemática que enfrentan los productores lecheros del país, así como algunas propuestas de solución.

Durante la reunión plenaria con el presidente de la República y sus homólogos, el jefe del Ejecutivo estatal expuso que los productores lecheros están enfrentando una de las peores crisis de los últimos tiempos, debido a la depreciación de los precios internacionales de la leche en polvo y a la creciente importación de este producto.

“Esta situación no ha beneficiado de ninguna manera a los productores lecheros nacionales, quienes han visto disminuidos sus ingresos por la compra de leche fresca. Se están generando excedentes de leche cruda que no encuentran destino en el mercado doméstico y esto ha traído consigo serias afectaciones, principalmente para los pequeños y medianos productores”, afirmó.

En este sentido, hizo un llamado al pleno de la Conago para que, en coordinación con la Presidencia de la República, el Gobierno Federal y el Congreso de la Unión, se mantenga el acercamiento con los productores lecheros para encontrar soluciones más pertinentes y factibles a las demandas planteadas por este sector.

De esta forma, como continuidad a los puntos de acuerdo expresados en la Cuadragésimo Octava Reunión Ordinaria de la Conago celebrada en Durango, Durango, Carlos Lozano ofreció las siguientes propuestas para ser discutidas, analizadas, ampliadas y enriquecidas por los gobernadores:

  1. La realización de un padrón real de productores ganaderos de leche que permita contar con un directorio actualizado para hacer más eficientes las políticas públicas dirigidas a este sector.
  2. Buscar mecanismos que favorezcan la compra de leche fluida teniendo como base la producción de cada estado.
  3. La autorización de más recursos a Liconsa para que amplíe los volúmenes de compra de leche fresca, principalmente a pequeños y medianos productores.
  4. En un marco de orden y transparencia, la consideración de asignación de recursos para que, en las entidades donde más se requiera, pueda contarse con la infraestructura necesaria que permita el secado o deshidratación de la leche excedente para buscar su colocación en el mercado.
  5. El establecimiento de un programa de administración de excedentes y, al mismo tiempo, la creación de un fondo especial de apoyo para los productores de leche que se encuentren en la cresta de alta producción.
  6. La creación de candados arancelarios que protejan a los productores mexicanos y favorezcan la compra de leche fresca y deshidratada que sea de origen nacional.
  7. La generación de normas oficiales mexicanas que regulen la producción, identificación y venta de productos lácteos de calidad y sus derivados que sirvan como instrumentos de combate de la pobreza y para el cuidado de la salud pública.

Lozano de la Torre lanzó un llamado respetuoso a las autoridades federales competentes en el tema para, en conjunto con la Conago, dar solución justa, pronta y eficiente a esta problemática.

“Pensemos en los empleos que podrán conservarse y en el impulso que daremos a la industria lechera nacional, que desde siempre ha sido altamente competitiva a nivel mundial”, dijo.

Finalmente, el gobernador invitó a la búsqueda de soluciones en beneficio de los productores lecheros mexicanos para que puedan competir con éxito en condiciones de mayor equidad, igualdad, confianza y certidumbre, y para que se mantenga el sustento económico de miles de familias que dependen de este sector.