MONTERREY.- A sus 91 años, Ignacio López Tarso tiene la fuerza suficiente para estar al mismo tiempo con «Un Picasso», «Aeroplanos» y «El Cartero», además de rendirle homenaje a «El Quijote de la Mancha».
Después de extirparle un tumor canceroso del colón en mayo pasado, el actor que hoy presenta dos funciones de «Un Picasso» en el Auditorio San Pedro junto a Gabriela Spanic, dijo sentirse muy bien.
“No hubo ningún resultado posterior negativo, todo está muy bien, sigo muy bien de mi garganta, de mis pulmones, de mi estómago, estoy bien a pesar de que mis 92 años (aunque en realidad tiene 91) pesan. Llevo casi toda la vida dedicada al teatro, a mi trabajo como actor, lo cual me ha hecho muy feliz”.
Comentó que su gastroenterólogo, Carlos Belmonte, le dijo que su recuperación fue rápida por su deseo enorme de regresar al teatro.
“Dejé de fumar en cuanto noté que me hacía falta el aire en el escenario, dejé de beber en cuanto noté que me hacía falta mayor concentración y fuerza en el escenario. El teatro me ha pedido a veces cosas difíciles, pero entiendo que ahí está mi vida, mi vida total, no sólo mi vida artística”. (Paula Ruiz/Agencia Reforma)