La segunda mitad de este año inicia, sin duda alguna, con enormes retos para la iniciativa privada, sin embargo, existen planes para seguir con la generación de más empleos, a pesar del panorama poco halagador, consideró Pedro de la Serna López, presidente del Consejo Coordinador Empresarial al hacer un balance del primer semestre y la proyección del segundo, que recién inició.

Dijo que para los empresarios, la caída del precio del petróleo, el disponer de un dólar caro, enfrentar el aumento a las gasolinas, la elevación de las tasas de interés, el recorte al gasto público, ponen a prueba la capacidad, el ingenio y la tenacidad empresarial para sacar adelante a Aguascalientes.

Respecto de los primeros seis meses del año, la generación de 11 mil 872 nuevos empleos, de diciembre a mayo, pudo ser posible gracias a la dinámica económica estimulada por el Gobierno y desde luego, al arriesgue del capital empresarial, que siempre se la ha jugado con Aguascalientes, en las buenas y en las “no tan buenas condiciones”, pero siempre, poniendo por delante el interés general y el bienestar de la sociedad.

“Desde el año pasado, venimos arrastrando con un dólar caro y con condiciones fiscales adversas a la actividad económica, sin embargo, se ha trabajado de la mano con las autoridades y con la sociedad para generar las condiciones propicias y los empleos que demandan los aguascalentenses”.

Respecto del segundo semestre, De la Serna López destacó que el segundo recorte al gasto público de este año, anunciado hace unos días por la Secretaría de Hacienda de 31 mil 750 millones, y que, sumado al primero, notificado en febrero por 132 mil 300 millones, nos arroja una cifra de 164 mil millones de pesos de gasto menos, tan sólo en el 2016. “En una economía como la de México, que en gran medida se dinamiza en función a la inversión pública, pone en serios aprietos a la economía en general”.

La inestabilidad del tipo de cambio también ha sido un factor determinante para la economía del país, ya que el peso se ha depreciado de forma importante, pues para el 2015, el dólar no pasaba de los 16 pesos y hoy está a punto de romper la barrera de los 20 pesos por dólar. Esto ha significado que, en muchos casos, el sector empresarial ha tenido que absorber parte de esa devaluación práctica, para tratar de impactar en la medida de lo posible, a la economía de los consumidores.

Para tratar de contener los efectos del tipo de cambio, el Banco de México liberó poco más de 10 mil millones de dólares en subastas para tratar de contener el avance del dólar frente al peso, sin embargo, lo alcances fueron limitados. Ahora determinó aumentar las tasas de interés en el país, para retener la mayor cantidad de dólares, sin embargo, esta medida ha sido de doble filo ya que dicho aumento a la tasa de interés trajo consigo el encarecimiento de los créditos, algo con lo que el sector empresarial tendrá que lidiar.

Explicó, además, que la reducción de los precios internacionales del petróleo, ocasionaron un descenso en los ingresos petroleros a la economía nacional del 33% para el 2015, ello ha motivado, en gran medida, los recortes al presupuesto de este año, pero también, ha obligado al Gobierno a aumentar su recaudación a través del IEPS (Impuesto Especial a los Productos y Servicios), uno de ellos, el más notorio y costoso para los mexicanos ha sido el mantener el precio de la gasolina elevado y volver a los famosos gasolinazos, nada menos el anunciado el primero de este mes, obedece a la intención del Gobierno de recaudar más dinero.

No obstante, señaló que en este panorama que se pinta para la segunda mitad del 2016, los empresarios seguirán apostándole al desarrollo, al crecimiento de la economía y a la generación de más fuentes de trabajo.

De diciembre a mayo se generaron 11 mil 872 fuentes laborales, gracias al empuje de Gobierno y empresarios