Mariana Montes Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- “¡Todo sea como el pelo!”, dijeron las mil 912 personas que, en el evento Cabello por Sonrisas, donaron sus trenzas para confeccionar pelucas oncológicas para pacientes de Nuevo León.
Gracias a la recaudación, organizada por el Grupo Estudiantil contra el Cáncer de Mama de la Facultad de Medicina de la UANL, se entregaron las trenzas a la asociación Pelones Felices en la plaza central de la institución.
“La convocatoria se abrió a todo el público, y recibimos a gente de municipios como Doctor Arroyo que pagó su boleto del camión para venir y dar el cabello”, aseguró Blanca Elizondo Elizondo, alumna de décimo semestre de Medicina y coordinadora de la asociación estudiantil.
“El año pasado, que fue la primera edición, recibimos mil 200 cabelleras. Entonces, este año superamos la meta propuesta”.
Berenice Pérez Cavazos, fundadora de Pelones Felices, comentó el significado de la peluca para los pacientes con cáncer.
“Algunas personas dicen que la pérdida del pelo es la peor parte de la enfermedad”, dijo, “son necesarias de 7 a 12 trenzas para hacer la peluca que en verdad ayuda a la gente”.
En Monterrey se cuenta con la materia prima, es decir, el cabello. El problema es que no se tienen los demás elementos para hacer el producto, mencionó.
Pérez Cavazos explicó que el cabello se manda a la Fábrica de Pelucas del Teletón en Aguscalientes. Debido a la demanda, el pedido llega hasta un mes después, tiempo que el paciente oncológico tal vez no tiene.
“En Pelones Felices cada semana recibimos alrededor de cuatro peticiones de pelucas. Al mes este número puede llegar a 10 o 15 peticiones. El objetivo es que estas pelucas se puedan hacer aquí”.
Para donar, el cabello debe medir, como mínimo, 25 centímetros de liga a liga. Además, no puede estar dañado por decoloración, aunque sí puede estar teñido.
Más información sobre el grupo en Facebook: Pelones Felices.