Francisco Márquez
Agencia Reforma

Honda ha renovado a su caballo de batalla Civic, que ahora ha llegado a su décima generación.
Esta renovación ha otorgado un cambio significativo, el cual se aprecia desde el aspecto estético, pasando por el incremento en dimensiones, así como un nuevo tren motriz. Lo que ha dado como resultado un producto que se posicionará para reclamar su legado.
Civic había sido por años referente en incorporaciones tecnológicas y estéticas dentro de la marca, sin embargo, en las últimas generaciones esta dinámica se había reducido.
Es por ello que ahora llega con nuevos bríos para competir contra modelos como el Mazda 3, que posee un posicionamiento atractivo.
Pero Civic llega con fuertes credenciales, muestra de ello es su configuración mecánica, ya que en México estará disponible con dos opciones de motorización, la primera de ellas es un 2.0 litros, cuatro cilindros, el cual desarrolla 158 caballos de potencia, lo que representa 18 caballos más que su generación anterior.
Esta motorización estará disponible con transmisión continuamente variable, así como con transmisión manual de seis velocidades.
El otro tren motriz pinta muy interesante, y está a cargo de un cuatro cilindros, 1.5 litros Turbo de Inyección Directa, el cual desarrolla 174 caballos de potencia. Este motor ofrece 34 caballos más que la versión de la generación anterior. La motorización turbo se encuentra acoplada a una transmisión continuamente variable (CVT).
Honda ha realizado un balance en el concepto de Civic, ya que se trata de un modelo que busca ser estandarte en opciones juveniles, lo cual se percibe en su diseño exterior.
La silueta con imagen de coupé, se muestra agradable a la vista, con laterales que poseen líneas marcadas otorgando robustez al diseño. El frontal con una parrilla que hace homogénea la imagen de la marca, complementando el diseño. En la parte posterior destaca el diseño de las calaveras, con forma de C.
Al interior la atmósfera es juvenil, destacando la ergonomía y el enfoque hacia quien conduce. En el tablero encontramos una pantalla de siete pulgadas, la cual posee el sistema de navegación, clima y entretenimiento.
Cabe destacar que Civic posee para las versiones Turbo y Turbo Plus compatibilidad con Apple Car Play así como Android Auto. De igual manera, el tacómetro digital con función Meter Link en ambas versiones, lo que proporciona una imagen deportiva, además de que entusiasmará a los conductores.
Otokome es el concepto bajo el cual se rige la décima generación del Civic, palabra que en japonés engloba términos como atrevido, gallardo e intrépido.
En materia de seguridad, posee seis bolsas de aire, dos frontales, dos laterales y dos de tipo cortina, además de contar con sistema de antibloqueo de frenado, asistencia a la estabilidad del vehículo con control de tracción y sistema electrónico de distribución de frenado.
Para asistir a la conducción, se han incorporado elementos interesantes como una cámara de reversa con tres opciones de ángulo, Honda LaneWatch, la cual es una asistencia para el cambio de carril, así como freno de mano eléctrico.
La firma llevó a cabo una breve prueba de manejo para comprobar la confiabilidad del Civic 2016, así como sus prestaciones. Destaca la posición de conducción, donde encontramos una buena vista del entorno, así como el desempeño que posee el motor turbo en conjunto con la transmisión CVT.
El desempeño es muy dinámico, destacando la rápida recuperación de energía, así como el empuje que posee el motor. A primera instancia es destacable el trabajo de la transmisión, ya que no se percibe un letargo o pérdida de potencia, lo cual es una grata sorpresa.
La posición al interior es muy agradable, destacando la comodidad de los asientos, así como la buena insonorización del habitáculo.
Honda Civic 2016 estará disponible en México a partir de la mitad de diciembre en tres opciones denominadas EX, la cual cuenta con el motor aspirado naturalmente de 2.0 litros; la versión Turbo y Turbo Plus poseen la configuración de motor 1.5 litros turbo con transmisión CVT.
La firma aún no quiso anticipar los precios.