Bella y encantadora lució Victoria Favro Ortiz al convertirse en quinceañera, ocasión que agradeció a Dios durante la celebración eucarística que en su honor se ofreció en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción.
Para este importante acontecimiento en la vida de la guapa jovencita, contó con el acompañamiento de sus seres queridos, principalmente de sus padres, Ana Ortiz y Horacio Favro (†), y por supuesto, de su madrina, Juana María Espitia.
El sacerdote celebrante dirigió un mensaje a la joven que hoy inicia una nueva etapa en su vida, en la cual le indicó que encontrará experiencias buenas y malas y a todas ellas habrá de enfrentarse bajo los buenos consejos de las personas que la aman.
Numerosas fueron las felicitaciones y buenos deseos que recibió la sonriente quinceañera, mismas que agradeció infinitamente.
En celebración de este memorable suceso, fue preparada una bonita recepción que tuvo lugar en el salón Lucernario, lugar donde se dieron cita sus seres queridos, para manifestarle a la hermosa Victoria sus congratulaciones.

Compartir
Artículo anteriorIrradia felicidad
Artículo siguienteRecibe bendiciones