El dirigente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, afirmó que el 2016 tendrá que ser “el año de combate a la corrupción en México”, ya que es un mal que frena e inhibe el desarrollo económico del país.

Al asistir a la ceremonia de la primera piedra de lo que será la nueva sede de este organismo en Aguascalientes, el dirigente nacional de los empresarios indicó que el Congreso de la Unión, tiene hasta antes de que concluya el año, para aprobar 17 leyes que conformarán el Sistema Nacional Anticorrupción.

Será un proceso legislativo complejo pero necesario para poder articular y dar vigencia a un sistema que promete combatir verdaderamente el fenómeno de la corrupción, que es prácticamente generalizado en el país.

Consideró que será necesario que la fiscalía que se cree para establecer una lucha frontal a la corrupción, tenga plena autonomía de gestión, presupuestal y con leyes que le den amplio margen de operación.

Nuestro país aparece siempre al final de los países con eficiencia en el combate a la corrupción, y en los primeros lugares de impunidad y falta de confianza institucional, lo que demanda, dijo, leyes actualizadas y competitivas que logren desterrar de los mexicanos el tema de la corrupción.

Al acudir a la ceremonia de la primera piedra de lo que será el edificio de la Coparmex en Aguascalientes y acompañado por el gobernador del estado, Carlos Lozano de la Torre y por el alcalde de la ciudad, Juan Antonio Martín del Campo, el dirigente nacional de los empresarios aseguró que el panorama económico del país para este año es “retador”. Hay muchos conflictos que atender y prevalece la incertidumbre sobre el tipo de cambio y el precio del petróleo.

Adicional a ello, es preciso que Gobierno Federal establezca con puntualidad, un programa de austeridad y disciplina en el gasto público, ya que los recursos que gasta el Gobierno son cada vez más escasos porque las fuentes de financiamiento presupuestal están debilitadas, como es el caso de los precios del petróleo o la misma miscelánea fiscal, que obstruye a los contribuyentes cumplir puntualmente con el pago de impuestos.

Finalmente, dijo que nuestro país debe mostrar habilidad para aprovechar las oportunidades que representa el proceso de expansión económica que está por experimentar Estados Unidos.

Aguascalientes, consideró, es un claro ejemplo de como una ciudad puede incorporarse a la escena industrial nacional, con sus pequeños y medianos empresarios, dijo.