El subdelegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Ignacio Villanueva Chávez emitió algunas recomendaciones para sacar provecho al reparto de utilidades y utilizar a favor ese dinero extra, ya que si no se planea el destino de ese ingreso, puede diluirse en gastos hormiga o compras no planeadas.

Subrayó que esos recursos extra pueden destinarse para pagar deudas, incrementar el ahorro, mejorar la vivienda o usar una parte para tomar unas merecidas vacaciones.

Con respecto a la necesidad imperante de pagar deudas, el funcionario recomendó que primero deben liquidarse las de alto interés, como es el caso de las tarjetas de crédito. Después de ello se sugiere abrir un fondo de emergencia, cuyo propósito sea preservar la seguridad de la economía familiar ante alguna contingencia, como en caso de la pérdida del trabajo o algún gasto inesperado de salud.

De igual manera, el trabajador y su familia deben sentarse a hacer un presupuesto, un plan financiero, donde definan cuáles son los gastos que hay que cubrir, el monto que pueden destinar para diversión, cuánto es lo máximo que se puede destinar a las compras para el hogar, y evitar aquellas compras que no sean realmente prioritarias.

También ese ingreso extraordinario puede servir para invertir en la cuenta de ahorro para el retiro; “sobre el particular, los especialistas sugieren ahorrar alrededor del 15% del salario y si a ese monto le sumamos un 15% de las utilidades anuales, la cifra será más significativa al final de la vida laboral”.

Recordó que de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, durante mayo y junio se cumple el plazo para que cada empresa haga entrega de esta prestación laboral. Cada año, hasta el 30 de mayo, las empresas deben repartir entre sus empleados el 10% de sus utilidades; en tanto, las personas físicas con actividad empresarial con empleados a su cargo deberán atender esta prestación a finales de junio.

Mencionó que el monto que recibirá el trabajador no es fijo, ya que este se calcula conforme a los días trabajados y el salario que se percibe a la fecha. Mientras más días trabajados acumules y más alta sea la percepción, mayor será la cifra de utilidades que se reciba. El pago de utilidades representa un monto extraordinario de dinero, por lo que es de vital importancia planear el destino que se le dará, ya que si no se proyecta cómo aprovechar adecuadamente este ingreso, puede diluirse en gastos hormiga o compras no planeadas.

Por último, mencionó que la obligación se genera del 1 de abril al 30 de mayo tratándose de personas morales (empresas), y del 1 de mayo al 29 de junio si se trata de personas físicas. Para el cobro de utilidades se tiene el plazo de un año a partir del día siguiente en que se genere la obligación.