Luis Leonardo Márquez Alvarado

El Heraldo

A la víspera de los comicios locales, el delegado del INE en Aguascalientes, Ignacio Ruelas Olvera, afirmó que los ciudadanos pueden tomar las dádivas que ofrezcan los partidos o autoridades, porque se trata de su patrimonio, pero deben votar por quien quieran en la intimidad de las urnas sin presiones de ningún tipo, al tiempo que advirtió sobre la prohibición constitucional de que los ministros de culto realicen proselitismo a favor de un actor en el proceso electoral.

“El llamado a partidos, autoridades, líderes sociales, eclesiásticos, es a la congruencia, coherencia y respeto para que el ciudadano vote con libertad, el ciudadano no necesita que lo golpeen, que le digan por quién votar, es su derecho humano”.

Dijo que los señalamientos de coacción del voto se mencionan en cada proceso electoral pero hasta el momento no existen denuncias formales, aunque enfatizó que la solicitud de clave electoral de un ciudadano no es un impedimento para que el elector emita el sufragio secreto en una mesa donde sólo está él.

“¿Y sobre el uso de celulares para comprobar la compra del voto? Eso es un mito terrible porque el ciudadano puede hacer lo que él quiera, cuando hay autoridades y partidos que le ofrecen dinero o cosas, lo debe de tomar porque forma parte de su patrimonio, se lo dieron vía de los impuestos, del dinero de los mexicanos y votar con toda libertad”.

Ruelas Olvera enfatizó desde el púlpito no se hace política, porque los sacerdotes están proscritos por la ley para hacer política, “tienen que entenderlo, son hombres muy cultos muy estudiosos. Como dijo San Agustín, lo de Dios es de Dios y lo del hombre es del hombre”.

El vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral afirmó que no existen focos rojos en la entidad, por lo cual existen las condiciones para que los aguascalentenses acudan a votar el domingo próximo en plena libertad.

Subrayó que la entrega de paquetes electorales avanza en tiempo y forma, y la elección está en manos de los ciudadanos, reiterando un llamado a los actores políticos al diálogo y respeto a la voluntad ciudadana.