RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Reapareció Lino Korrodi Cruz, un recaudador profesional de fondos económicos que hizo el trabajo, arduo sin duda, de recaudar fondos para la campaña presidencial de Vicente Fox. Él fue el creador de algo que se conoció en su momento como “Amigos de Fox”. Pues bien, Lino Korrodi, el recaudador de Vicente Fox, ahora se sumó al “Acuerdo por la Unidad” que promueve Andrés Manuel López Obrador en la república mexicana. Estuvo López Obrador en Hermosillo, Sonora para encabezar la firma del acuerdo con simpatizantes a su candidatura y ahí levantó la mano a Lino Korrodi, personaje pintoresco quién tiene una historia larga alrededor de Vicente Fox, a quién le consiguió muchos recursos para que él pudiera financiar la campaña. Sobre Lino Korrodi, Vicente Fox dijo, cuando se enteró de la nota: “¡Dios los hace y ellos se juntan; juntando a ambos aún suman cero!”. En su cuenta de twitter Fox escribió: “Ignorancia e ineptitud sólo produce más de lo mismo”.

Lino Korrodi- Amigos de Fox, una historia que no acabó bien, pues Korrodi y Fox terminaron diciéndose cosas espantosas y hubo acusaciones contra Lino Korrodi en su momento por todos lados, pues el esquema de financiamiento que utilizó Korrodi fue una verdadera innovación en la manera de hacer campañas políticas en México.

Creo a la distancia, ahora que estamos tratando de averiguar cómo fueron los fraudes electorales del siglo pasado, ahora que todavía los protagonistas de esas historias están vivos y nos pueden decir como fueron las cosas, hoy estamos viendo para atrás el último año del siglo pasado; no olvide usted que la elección del triunfo de Vicente Fox inicia la apertura de la política mexicana en términos de alternancia con el siglo XXI y entonces todo fue una innovación. La campaña de Vicente Fox fue tan innovadora en su manera de juntar dinero y de presentar a un hombre –decían ellos- a un hombre de carne y hueso, que hablaba como el pueblo, que se comunicaba directamente, que le había quitado la solemnidad y el acartonamiento a la figura política mexicana, y entonces lo que algunos creímos que era una caricatura de personaje se convirtió en el personaje y caricaturizó con su desenfado a los anteriores. Las caricaturas eran como Don Perpetuo, de Rius, y toda la cosa priísta solemne, sus políticos siempre con traje y corbata, y hablando como si los estuviera escuchando la patria.

Lino Korrodi juntó mucho dinero a través de una asociación, y no olvidemos que hubo dos grandes intervenciones punitivas del Instituto Electoral, una por el “Pemexgate” y otra por “Amigos de Fox”, porque se recaudó dinero sin ton ni son, y sin orden, y cuando empezaron otro personaje que estaba con Lino Korrodi en aquel tiempo era el famoso “Bigotón” González, que murió por cierto en un accidente, igual que el que coordinaba todo eso, Ramón Martín Huerta; el único de ese trío que no ha muerto en un accidente es Korrodi que ahora está haciendo una incursión en otro terreno político donde de antemano auguro que va a fracasar. No va a embonar su estilo de trabajo y su manera de ver lo que es el dinero y la manera de juntarlo no va con la gente de MORENA, ellos tienen otras habilidades, y no me refiero a Eva Cadena ni nada por el estilo. El caso es que esa forma de hacer política era una forma muy similar a la manera que tienen los estadounidenses de recabar fondos en las campañas, sobre todo en las primarias: Ir, hablar y negociar. Y obviamente ¿A cambio de qué? A cambio de privilegios posteriores. Es una manera muy capitalista muy americana de juntar dinero. No nos olvidemos que Korrodi es un hombre de la frontera y que Vicente Fox era un hombre de la Coca Cola, entonces ellos en algunas cosas piensan mucho como los gringos; vamos a ver si los gringos pueden pensar igual que como piensan los de MORENA, que más bien tienen sus ideas un poquito más al sur del país.

A mí me parece que esto de que cero suma cero, son expresiones un poco de ardor de Fox, de ver que alguien está haciendo lo que hacen todos en la política, que es buscarse un acomodo y un ingreso para garantizar los muy cercanos años de la vejez, no los vaya a pillar el futuro sin recursos, y eso es lo que está pasando con Lino; no entiendo bien a bien para que lo quiere Andrés Manuel que ha estado agarrando a muchos cartuchos quemados, quemadísimos, tanto en algunos empresarios balines que perdieron el privilegio de su familiaridad y de su parentesco, así sea político, con los verdaderos capitales. Tiene ahí empresarios de medio pelo, tiene gente que hace mucho tiempo no hace nada de provecho; Andrés Manuel se está llenando, creo yo, de rémoras, de lastre, que le van a pesar cuando quiera que el globo suba y va a tener que empezar a tirar costales por la borda de la canastilla y posiblemente uno de esos será Lino Korrodi. Ojalá y me equivoque, que le vaya bien y que si algún día llegan al poder le repartan algo importante de ese gran pastel que se llama el poder presidencial.

responsabilidad institucional en el socavón de cuernavaca

Terrible y con consecuencias funestas el hoyo, el socavón, del paso exprés de Cuernavaca. Analizaba todas las ramificaciones que ha tenido todo éste, llamémosle de una manera piadosa, accidente del subsuelo de la carretera, y me sigue pareciendo absolutamente inconcebible que se haya podido hacer ese trazo y meter todo ese nuevo concreto pesado, hecho para soportar cargas grandes de transporte pesado de carga triple, tráileres de diferentes tamaños, sin considerar que debajo había una obra antigüa, que por razones del tiempo necesariamente debía haber sido reforzada, o al menos revisada. Por eso me parece que lo más grave de todo es que se esté haciendo ahora una promesa de empezar ahora a revisar todas las partes de la carretera debajo de las cuales cruzan todos los demás tubos, ductos y drenajes de toda esa zona de Cuernavaca, que por su propia orografía recibe descargas de agua con mucha potencia por la gravedad y por el volumen.

La pregunta es: ¿Quién es el verdadero responsable de todo esto? Si es que hubiera un solo responsable. Creo que fundamentalmente la responsabilidad institucional y política recae sobre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Si alguien quiere que recaiga sobre el secretario de Comunicaciones y Transportes, lo puede decir, pero a mí me parece que es tiempo de revisar cómo estamos trabajando en México las licitaciones, las concesiones y la figura de los empresarios que se asocian con el gobierno para hacer una obra y no importa si dejan una garantía o hacen un depósito, pero no podemos estar atenidos a que el buen trabajo de un empresario particular disponga por sus consecuencias, positivas o negativas del prestigio, mucho o poco, de un gobierno. ¿El constructor construyó mal y la autoridad supervisó mal o permitió que se hiciera mal?. Esas son las dos preguntas que se tienen que responder y de esa forma se tendrán que deslindar responsabilidades, pero lo peor de todo esto sería que no hubiera no solo el deslinde de las responsabilidades sino el castigo justo para quien deba ser castigado. No basta con quitar a cuatro o cinco ingenieros que trabajan en puestos intermedios y que finalmente siempre van a decir que el jefe fue el que ordenó. La cadena de responsabilidad del concesionario ¿En dónde empieza y en donde termina? ¿Y en dónde empieza y en donde termina la responsabilidad del gobierno que le permite hacer una obra? No sabemos si sea la mejor manera de trabajar, y no sabemos si haya otras instancias de supervisión. Y no sabemos cuántas cosas se habrán hecho con ese mismo atropello a la lógica: “Primero vamos a hacer lo de arriba y luego si se necesita revisamos lo de abajo”. Es como si queremos hacer un piso más a nuestra casa pero no revisamos los cimientos, y después decimos que se cayó porque llovió mucho y porque el drenaje llevaba mucha agua. Pues es para lo que se supone que sirven los drenajes, para llevar mucha agua. Por desgracia este asunto ya se politizó y entonces creo que quienes pidieron con mucha vehemencia e insistencia la renuncia del secretario Ruiz Esparza, lo único que hicieron fue apuntalarlo. Lo apuntalaron mejor que ese tramo de la carretera, porque de esta no creo que se vaya a caer.