Mauro de la Fuente
Agencia Reforma

SAN ANTONIO, Texas 6-Jul .- Los Zetas entregaron al menos 2 millones de dólares a Humberto Moreira cuando era Gobernador de Coahuila, declaró ayer un miembro de ese grupo criminal durante el juicio contra Marciano Millán Vázquez, ex líder del cártel.
El nombre del priista volvió a ser mencionado así en una Corte de Texas, estado donde se le ha señalado por desvíos millonarios del erario y por presuntos nexos con los Zetas.
En esta ocasión fue en el segundo día de juicio en la Corte de Distrito Oeste en San Antonio contra el capo conocido como “Chano” y “Orejón”.
El testigo Rodrigo Humberto Tapia Uribe, de 41 años, dijo que ese grupo pagó a altos funcionarios de Coahuila por protección de los cuerpos policiacos estatales.
Tapia Uribe detalló que se reunió dos veces con gente de confianza de Moreira, que fue Gobernador de 2005 a 2011, cuando dejó el cargo para ocupar la dirigencia nacional del PRI.
“Las dos ocasiones”, dijo ante la Corte, “el dinero fue entregado en una empresa de bienes raíces y el dinero estaba destinado para el Gobernador.
“(La operación) se hizo a través de (su secretario particular) Vicente Chaires y del entonces Procurador de Coahuila, Jesús Torres Charles, y varios pagos se hicieron en Saltillo.
“Fue algún tipo de acuerdo con el Gobernador Humberto”, precisó.
Durante los años que gobernó Moreira y después de que dejó el cargo, Chaires -identificado como uno de sus prestanombres- adquirió una empresa de bienes raíces en San Antonio y varias compañías radiofónicas en Coahuila.
Torres Charles, a su vez, renunció en 2012 a la Procuraduría luego de señalamientos que lo vinculaban a él y a uno de sus hermanos con los Zetas.
A través de sobornos pagados a funcionarios de Coahuila, los Zetas no sólo tuvieron el control de actividades criminales en esa entidad, sino que también lograron desarrollarse en el sector inmobiliario, minero y de la construcción.
Tapia Uribe testificó ante la Corte del Distrito Oeste cómo los Zetas fueron capaces de invertir en la construcción y la minería del carbón, además de tomar el control de las cárceles estatales, donde tenían libertad para llevar a cabo una serie de crímenes.
Para ello, entregaban regularmente sumas en dólares a funcionarios del Gobierno de Coahuila, entre ellos Chaires y el ex Procurador Torres Charles.
Chaires fue operador político de Moreira y dueño de Súper Medios de Coahuila, así como presidente de inmobiliarias en San Antonio, Texas, como Vicap Global Investments, LLC.
La protección policiaca que pidieron los Zetas a cambio de los sobornos, les permitió desarrollarse en muchas áreas consideradas lícitas, como la explotación de carbón.