Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 27-Abr.- Tras lamentar que en cinco años la deuda anual de estados y municipios creció un 14.5 por ciento, el Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que los candados para la contratación de pasivos son una condición para que México crezca.
Acompañado por una veintena de Gobernadores, excepto de algunos de las entidades más endeudadas, el Primer Mandatario promulgó la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y Municipios.
“Hoy concretamos un avance jurídico que, hay que decirlo, importante, relevante y clave, que establece condiciones favorables para el crecimiento económico y la generación de empleo, porque, a fin de cuentas, la estabilidad es condición indispensable para que México siga avanzando de manera positiva y con paso firme”, agregó.
Ésta, consideró, es un paso muy importante en favor de finanzas públicas sanas y de la solidez de la economía.
“El nuevo marco normativo obliga al cumplimiento de balances fiscales equilibrados, a una mayor planeación de mayor horizonte temporal para estados y municipios, así como a destinar los ingresos excedentes en proyectos de inversión o al pago de sus pasivos, al pago de sus deudas”, indicó.
Argumentó que frente al riesgo de que esta situación pudiera afectar la estabilidad financiera del País, su Gobierno impulsó una propuesta preventiva para atenderla de manera decidida y eficaz en mayo del 2015.
Dicha iniciativa se unió a las que ya existían de partidos políticos en el Congreso sobre los candados a la deuda de los estados.
Afirmó que ésta tendrá como objetivos reducir el costo de financiamiento a los gobiernos locales responsables y moderar el endeudamiento, fomentando la disciplina financiera de estados y municipios.
El sistema de alertas, consideró, fijará un límite claro a las entidades que ya no puedan endeudarse.