César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 20-Mar .- Iguala, Guerrero, es el municipio de México donde más cuerpos han sido desenterrados de fosas clandestinas por autoridades federales.
Desde 2007 a la fecha, la PGR ha participado en la exhumación de 664 cadáveres enterrados ilegalmente en todo el País. Uno de cada cinco de ellos estaba en Iguala.
La Procuraduría llegó a ese municipio de 140 mil habitantes en octubre de 2014, luego de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y, desde entonces hasta diciembre de 2015, había desenterrado 145 cuerpos de 69 fosas.
Esta cifra de cadáveres es la mitad de los 288 cuerpos encontrados en condiciones similares en el territorio nacional en lo que va del actual sexenio.
Según las cifras entregadas por la PGR en respuestas a peticiones de información, sólo 16 de los 145 restos hallados en Iguala pudieron ser identificados: 12 en octubre de 2014 y 4 en noviembre del mismo año.
En lo que va del sexenio de Peña, el municipio que más se le acerca a Iguala es el de La Barca, en Jalisco, donde, entre noviembre de 2013 y enero de 2014, la PGR encontró 37 fosas con 75 osamentas.