Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 16-Mar .- En Sonora, la PGR y el Ejército desmantelaron un retén ilegal liderado por un agente de la Policía Federal Ministerial (PFM), detenido por presuntamente extorsionar a automovilistas y transportistas.
Con el agente Jesús Amaya Guerrero también fueron aprehendidos 24 “madrinas”.
La PFM depende de la Agencia de Investigación Criminal, que a su vez forma parte de la propia PGR.
El punto de revisión estaba establecido desde hace tiempo en la localidad de Los Toltecas, en la carretera Navojoa-Los Mochis, e incluso contaba con planta de luz, tres carpas y hasta una bandera de México.
De acuerdo con fuentes federales, se trata del retén más importante en ser desmantelado debido al número de personas detenidas.
Autoridades consultadas presumen que Amaya sembraba denuncias anónimas ante agentes del Ministerio Público de la PGR para que le dieran oficios de investigación a fin de revisar vehículos en la carretera.
El modus operandi estaba normalizado a grado tal que el retén aparece en Google Maps pese a que desde hace más de 15 años la PGR y la hoy denominada PFM tienen prohibido instalar este tipo de centros de revisión.
Rutinariamente, Amaya y sus “madrinas” interceptaban autos a los que les desmontaban hasta el motor ante sus propietarios con la excusa de que unidades con las mismas características habían sido reportadas como sospechosas de transportar droga.
En muchas ocasiones, los conductores preferían dar dinero para evitar que sus automóviles terminaran desarmados. Pagaran o no mordida, los “madrinas” no reparaban el vehículo.